Importancia del desayuno: en los niños

Importancia del desayuno: en los niños 1

Ya es sabido que el desayuno no debe pasarse por alto, ya que es el primer “combustible” que nuestro organismo recibe tras varias horas de ayuno, para comenzar el día. Los niños no están exentos de esta premisa, aunque muchas veces lo saltean. Aquí serán los padres los que tendrán que enseñar e inculcar el hábito de un desayuno correcto como inicio de la jornada.

Un buen desayuno

Un café con dos galletas no es un buen desayuno, es solo un tentempié ligero y carente de los nutrientes más esenciales. Un desayuno correcto es el combina una dosis de fruta, cereales y, según la mayoría consensuada, lácteos.

Los expertos aseguran que el desayuno debe aportar un 25 por ciento de la energía diaria que se necesita. Existe cuantiosa evidencia científica que respalda el hecho de que las personas que bien desayunan por las mañana tienen mejor rendimiento, tanto intelectual como físicamente, a lo largo del día.

Pero además del rendimiento, los niños que tienden a pasarse por alto el desayuno son mucho más proclives a sufrir de sobrepeso u obesidad, y a desarrollar problemas crónicos de salud con los años.

Qué se debe incluir

Frutas. Ricas en nutrientes, vitaminas y minerales, y en fibra. Sea entera, con o sin piel, o bien en zumo, las frutas deben estar presentes en un buen desayuno. Vale recordar que se recomienda ingerir al menos cinco raciones diarias de frutas y hortalizas.

Cereales. Los cereales integrales también deben estar presentes en el plato matutino: fuente natural de carbohidratos y fibras. De las versiones disponibles en el mercado hoy día, escoge aquellas que no tengan colorantes ni conservantes, y con nulo o escaso añadido de azúcar.

Lácteos. Aunque cada vez hay más pequeños que muestran signos de intolerancia a la lactosa (habrá que observar y consultarlo con el médico), los lácteos son fuente de calcio, mineral que no puede faltar en un buen desayuno. Hay quienes también ofrecen leche de soja o bien de almendras (muy ricas en calcio, y que también aportan proteínas).

Pan. El pan es una opción sencilla de hidratos de carbono simple que, en su medida, puede ser incorporada en el desayuno de los niños. Puede untarse con aceite de oliva y añadirle tomate. O bien untar con alguna jalea o dulce de fruta natural.

Ideas de desayunos

*Desayuno fresco: una taza de leche, 100 gramos de cereales integrales, un vaso de jugo de naranja y una taza de macedonia (kiwi, manzanas, fresas, etc.).

*Desayuno energético: un batido de leche desnatada con cacao, 2 croissants a la plancha con margarina y mermelada de fresa y un zumo de piña y uva.

* Desayuno mediterráneo: una taza de café con leche semidesnatada o leche de soja, 2 rebanadas de pan con aceite de oliva y tomate, y un zumo de naranja recién exprimido.

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz