Importancia de la hidratación en el deporte

La hidratación es un factor clave a la hora de hacer ejercicio y debe tenerse en cuenta, no sólo durante la actividad física, sino también antes y después de ella. Pero hay que tener en cuenta que no todas las personas tienen la  misma cantidad de agua en el cuerpo, ni necesitan un mismo nivel de hidratación.

Por ejemplo, las personas que tienen más grasa en su volumen corporal tienen de un 55 a un 59 por ciento de agua, mientras que los deportistas un nivel más elevado, del 60 al 65 por ciento.

Las necesidades de agua y sales minerales dependen de la edad, del metabolismo y de las condiciones ambientales. La correcta hidratación no sólo es necesaria para la salud y correcto funcionamiento del organismo y los músculos, sino también para un mayor rendimiento deportivo.

Así lo ha vuelto a comprobar un reciente estudio realizado por profesionales de la Universidad del País Vasco, en el que se encontró asimismo que las personas con mayor volumen de grasa necesitan un tanto menos de agua que las personas en buen estado y que realizan deporte periódicamente.

Otro dato importante tiene que ver con los minerales: los deportistas, aunque pueden perder una cantidad similar de sudor por hora que otras personas en menor condición física, pierden menor cantidad de sodio por litro de sudor.

El agua, vale recordar, cumple muchas funciones en relación con la actividad física: mantiene el volumen sanguíneo estable y la temperatura corporal, y participa en el correcto funcionamiento físico.

De acuerdo al grado de deshidratación puede haber ciertas consecuencias en el organismo: si es de sólo un 1 por ciento (del peso corporal) puede registrarse un aumento de 0,3ºC y unas 6 pulsaciones por minutos, a una misma carga de actividad física.

Ya con un 2 por ciento, sube la temperatura corporal de 0,6 a 1ºC, y así también se incrementa la frecuencia cardíaca. Si llega la 3 por ciento, ya empieza a haber una reducción de las resistencia muscular, hasta del 3 por ciento, y se puede dar un cuadro de hipertermia, cefalea y desorientación.

Cuando el grado de deshidratación es de más del 4 por ciento, aparece una pérdida en la resistencia y fuerza, y calambres musculares. Cuando es del 5 al 6 por ciento, el cuerpo se agota y aumenta la temperatura corporal en más cantidad (39 – 41ºC), hasta llegar a un estado del cese de la actividad físico – deportiva.

Pero también la hiperhidratación también puede ser peligrosa para la salud del deportista, asociándose a hiponatremia (disminución de la concentración de sodio en sangre) que puede llevar a un edema cerebral o a unainsuficiencia respiratoria.

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz