3 ideas de canapés fríos, económicos y deliciosos

Canapés fríos de salmón

Hace un tiempo, sobre todo en los años 90, Isabel Presley nos enseñó que para ser el perfecto anfitrión tenías que ofrecer a tus invitados un bombón Ferrero Rocher. Pero han pasado los años y ese rico chocolate que antes era tan sofisticado se ha vuelto muy común, sin olvidar tampoco que ahora somos más conscientes de que ese bombón tiene tantas calorías y azúcares como un postre completo. Ahora sabemos que para ser buenos anfitriones tenemos que ofrecer alternativas más sanas que además resulten deliciosas. Y así es como llegamos a hablar de canapés fríos, una propuesta realmente interesante de la cual os hablamos hoy. Ya podéis preparar el lápiz y papel, porque os traemos tres recetas de canapés para que os convirtáis en los mejores anfitriones del mundo. Seguro que la próxima vez nadie falta a vuestras fiestas.

Canapés fríos, roll de salmón y queso

Cualquier aficionado a Masterchef o Top chef se las sabrá todas en cuanto a trampantojos se trata. Como bien decían nuestros padres y abuelos, comen más los ojos que la boca. ¿Por qué no sorprender a tus invitados haciéndoles creer que están comiendo un roll de sushi de salmón? Este canapé es muy fácil y rápido de hacer a la vez que sorprenderá a tus invitados porque el aspecto que tiene es idéntico al de un delicioso california roll sushi. Para hacer este plato solo necesitas:

  • Pan de molde
  • Queso fresco de untar (cualquier marca)
  • Salmón ahumado en tiras

Como veis, los ingredientes necesarios para este divertido canapé son pocos y muy comunes en cualquier supermercado, consiguiendo que sea un entrante frío muy económico. Para su elaboración primero necesitas sacar todas las rodajas de pan de molde que necesites para hacer varios rolls. No olvides que dependiendo del grosor de corte puedes hacer más o menos rollos, aunque recomendamos que sean cortes sugerentes y que de al menos cada rebanada salgan 4 rollos.

Una vez tengáis las rebanadas listas, coged una y cortarle los bordes con un cuchillo liso, puesto que los cuchillos de sierra suelen dejar migas y roturas en el pan. Tras quitar los lados marrones de sabor amargo, necesitaréis aplanar el pan con la ayuda de un rodillo, llevando a que sea todo lo fino posible. Cuando el pan esté lo más plano posible, solo habrá que untar queso fresco al gusto y luego colocar el salmón a lo largo de la rebanada para, finalmente, enrollarla. Atentos a no poner salmón al filo del borde superior del rollo. Se recomienda poner queso en esa zona para que se pegue el borde con el pan que tiene debajo, cosa que no haría si queda un poco de salmón en la zona. Tras ello necesitaréis dejar que se enfríen un poco en la nevera para luego sacarlos y cortarlos con cuidado, sirviéndolos de forma que pueda sorprender a vuestros comensales.

Paté de aceitunas

Acompaña este canapé vegano con un trozo de pan tostado o unos nachos. No dudéis de que este paté resulta muy bueno a la vez que tiene la misma consistencia y color que un paté a las finas hierbas de toda la vida. Para hacer este delicioso y sorprendente entrante necesitareis:

  • 1 lata de aceitunas sin huesos ni rellenas
  • 1 cucharada de pipas peladas sin salar
  • 1 cucharada de aceite de oliva
  • 1 cucharadita de sal

Canapés fríos con aceitunas

La elaboración de este aperitivo frío es tan sencilla como meter todos los ingredientes en el vaso de la batidora e ir triturando hasta que se forme una consistencia parecida o muy similar al paté. Esto siempre varía según el gusto del cocinero. Por último si le echáis una pizquita de hojas de albahaca el sabor se potenciará a la vez que se llenará de aroma. Para su presentación no necesitas más que ir untando un poco del paté en un pedazo de pan tostado o si lo prefieres, puedes poner un poco de paté en una platitos pequeños y que cada comensal se unte el pan con la cantidad que desee.

Canapés de plátano

Y ahora llegamos al entrante favorito de los más golosos y también de los niños. Este postre es tan rápido de hacer como el tiempo que durará en el plato nada más servirlo. Nadie puede resistirse a la mezcla del chocolate con el plátano. Estos son los ingredientes que necesitaréis para prepararlo:

  • Plátano
  • Chocolate fondant
  • Nueces

Para hacer este entrante tan original empezamos cortando los plátanos. Tienen que ser rodajas grandes, que salgan 3 o 4 por cada plátano. Tras cortar la cantidad que deamos es hora de fundir el chocolate. Lo ideal es cortarlo en trozos y ponerlo en un cuenco que calentaremos al baño maría. Junto al chocolate hay que ponerle un poco de leche e ir batiendo la mezcla hasta que el chocolate se funda. Una vez líquido, se vierte un poco de chocolate sobre los plátanos y luego unos pellizquitos de nueces para, finalmente, dejarlo enfriar en la nevera al menos dos horas antes de servir. Y así tendremos uno de los canapés fríos que más gustará a todos los invitados por su dulce sabor y que, al mismo tiempo, nos servirá para poner una nota de color a la fiesta.

Compartir en Google Plus

Acerca de Flor Milano

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz