Hygge, ideas para buscar el secreto de la felicidad danesa

secreto de la felicidad

¿Te suena el término hygge? Ha dado la vuelta al mundo en los últimos meses y se ha transformado en una de esas “nuevas” filosofías de vida de gran éxito. Decimos nuevas con comillas porque los daneses es algo que utilizan desde mucho tiempo atrás, aunque ha sido ahora cuando se ha presentado al mundo. Con el hygge, un término que debemos dejar en danés porque no existe traducción para él en ningún idioma, podemos disfrutar de una vida más feliz, satisfactoria y plena.

Hygge para ser feliz

Los daneses son oficialmente las personas más felices del mundo, así que de esto deben saber bastante. Ellos nacen alrededor del hygge y lo utilizan en todo lo que hacen. Dicen que la amabilidad de los canadienses es conocida en el mundo entero y que por ello se convierten en una delas sociedades más agradables. Pero los daneses no solo son amable, sino que además están felices, tanto por dentro como por fuera. Eso hace que les envidiemos y que queramos ser al menos un poco como ellos. Así que hoy vamos a daros algunas ideas para que podáis introducir el hygge en vuestra vida y así tratar de ser un poco más felices.

Cambia tu casa

Para los daneses hay un entorno que resulta fundamental para poder crear ese ambiente de felicidad que les lleva al hygge: su casa. Por eso todas las familias cuidan mucho de su vivienda con la intención de que el diseño sea el adecuado y que ayude a transmitir buenas vibraciones. Uno de los muebles que siempre están en todas las casas es el hyggekrog, un sofá en el cual los daneses tienen costumbre de relajarse y desconectar. Este sofá sirve para cualquier tipo de cosa, desde leer un libro hasta tomarse un café. Además, en las casas danesas también es muy frecuente que haya constantes guiños y elementos del entorno exterior. Es un tipo de sociedad a la que le gusta traer la naturaleza a su interior y lo hacen de todas las formas posibles. Creen que nuestro cuerpo se ve muy potenciado cada vez que tocamos un trozo de madera o una planta, algo que no conseguimos con muebles construidos con materiales artificiales. Por eso evitan en la medida de lo posible, el plástico, el cristal y otros materiales similares.

Manualidades en grupo

Para tener ese tipo de vida a los daneses les gusta hacer manualidades en grupo o pareja. Una actividad frecuente es hacer punto, con la cual se relajan y llegan a desconectar de forma notable. Mientras están haciendo esto lo demás no importa y sus sentidos descansan. Si lo están haciendo con otra persona la sensación es más positiva, sobre todo porque están ayudando a otro individuo en su tarea. En lugar de hacer punto también podéis optar por pintar o realizar otras manualidades.

Manualidades para ser feliz

Buscar consuelo en un kit de felicidad

En nuestra sociedad estamos muy acostumbrados a buscar consuelo a nuestros dolores de cabeza y problemas en prácticas que no acaban siendo muy beneficiosas. Quizá nos vamos al bar, quizá lleguemos a casa y conectemos Netflix para ver alguna serie y olvidarnos de todo. A nosotros nos parece que es positivo, pero los daneses saben cómo afrontar estas situaciones de una forma distinta. Ellos tienen un kit de la felicidad siempre disponible, un sistema de garantía para los malos momentos con el cual pueden salir del paso sea cual sea el problema. Dentro de este kit se incluye una combinación de herramientas infalible. Por un lado nos vamos a encontrar té de hierbas, chocolate de primera calidad, velas, calcetines calentadores, una mantita y una propuesta de entretenimiento. En este último grupo podemos incluir una de tres opciones: un álbum de fotos que nos reconforte, un cuaderno y un boli para que podamos dibujar o escribir o por último un buen libro. No habrá depresión que no se pueda superar con este kit.

Comenzar tradiciones

Si somos un lobo solitario quizá nos tengamos que plantear alguna cosa, porque la felicidad hygge implica estar rodeado de los demás, especialmente de las personas a las que apreciamos. Dicen los daneses que con esta filosofía de vida no solo vamos a ser más felices, sino que vamos a aprovechar cada momento al máximo. Se trata de una forma de pensar en la cual no hay momentos de la vida en los que nos arrepintamos. Todos van a ser valiosos por sí mismos y podremos recurrir a ellos cuando hagamos valoración de nuestra vida y de lo que hemos hecho a lo largo de la misma. Las personas que haya a nuestro alrededor ayudarán a formar esa experiencia de vida, por lo que el hygge también refuerza la importancia de iniciar tradiciones con la familia.

Todo lo que hagamos tiene que cumplir dos características: debe ser una actividad con la cual todo el mundo se encuentre implicado y en la que no haya nadie que se sienta incómodo. Si no cumplimos con estos rasgos no estaremos transmitiendo el buen sentido del hygge entre nuestros seres queridos. Pero si lo hacemos disfrutaremos de una vida mucho más satisfactoria y feliz.

Compartir en Google Plus

Acerca de Flor Milano

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz