Hierbas aromáticas: qué hacer con ellas y cómo conservarlas

Hierbas aromáticas: qué hacer con ellas y cómo conservarlas 1

La variedad de hierbas aromáticas es muy amplia: cilantro, menta, orégano, albahaca, etc., todas aliadas de la cocina y muy útiles a la hora de añadir sabor y salud a nuestro platillos o bebidas.

Si bien son fáciles de encontrar en cualquier momento del año, no lo es hacerlo siempre frescas. En este post de Vitadelia veamos algunos ideas de qué hacer con ellas y sobre cómo conservarlas.

Congelador

Es la forma más simple de conservar las hierbas y especias por más tiempo. Se pueden guardar en hojas o incluso la planta entera -claro que esto último es más dificultoso-. Lo único que habrá que hacer es limpiarlas bien y extenderlas hoja a hoja, o rama a rama, y colocarlas en bolsas plásticas aptas para congelar.

De ser posible, cierra al vacío (para evitar que quede aire en su interior), y guarda una bolsa arriba de la otra, con una etiqueta que indique de qué se trata y la fecha.

Si se trata de hierbas de hojas más pequeñas, como la menta o el perejil, quizás sea conveniente picarlas antes de conservarlas en el congelador.

Otra opción más gourmet es trocearlas e introducirlas en una cubitera con aceite de oliva, y congelar. De esta forma, tendrás a mano cubitos de aceite aromatizados listos para utilizar en un guiso o una ensalada.

Desecadas

Para conservar las hierbas secas, se debe seguir un procedimiento sencillo y natural: hacer pequeños ramilletes con ellas, atar por el tallo y colgarlos boca abajo en un lugar seco y aireado. En un par de semanas se obtendrán hierbas secas que una vez sean trituradas podrán conservarse mucho tiempo y permitirán sazonar distintos platos todo el año.

Conservantes naturales

Otra forma fácil de conservar las hiervas aromáticas -y transformarlas- es introducirlas en un bote, cubrirlas con aceite de oliva suave, vinagre de vino blanco de vinagre de manzana y guardarlas en un lugar seco y oscuro. Así pueden durar hasta unos 15 o 20 días. Tras este tiempo se obtendrá un aceite o vinagre aromatizado que sumarán sabor y calidad a ensaladas, o con los que se podrán preparar vinagretas y salsas.

Lo único que habrá que asegurarse previamente es de que las hierbas estén en buenas condiciones, limpias y secas, para que no echen a perder la mezcla aromatizada.

Infusión

Algunas hierbas de sabor fuerte como la menta, romero o el laurel, son ideales para hacer una infusión, sea en aceite de oliva en agua, y una vez enfriada guardar en cubitos en el congelador. Se obtendrán cubitos para utilizar en sopas, salsas o guisos.

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz