Hernia de hiato: síntomas importantes

Mujer con dolor de hernia de hiato y síntomas

Seguro que más de una vez hemos buscado hernia de hiato: síntomas porque tenemos la sospecha de que es posible que suframos este problema de salud. Y la realidad es que no es difícil que una hernia de hiato pase desapercibida por la posibilidad de que sus síntomas no se manifiesten en mucho tiempo o lo hagan de forma intermitente. Por eso es importante que sepáis identificarla al primer síntoma y conozcáis también por qué pueden producirse.

Hernia de hiato: síntomas iniciales y definición

¿Cuándo se produce este problema exactamente? La definición técnica nos indica que se lleva a cabo en el momento en el cual una parte de nuestro estómago se desplaza por medio del hiato diafragmático hacia el tórax. No es precisamente algo agradable para quienes lo sufren, pero tampoco se trata del único tipo de hernia que podemos sufrir. En realidad la hernia de hiato no es la más común, sino que este título lo tiene la hernia de desplazamiento. Esta se produce en aquellos casos en los que también por el hiato se desplaza una porción del estómago como hemos mencionado, pero en este caso en combinación con la unión gastroesofágica. Por último, hay un tercer tipo que recibe el nombre de hernia paraesofágica, en el cual el estómago se pone en una posición paralela al esófago por medio del uso del hiato.

Si la definición o la propia palabra os suena será porque esta patología es muy frecuente. El problema reside en el hiato y deriva en que haya personas de todo tipo de estilos y edades que se puedan convertir en víctimas de la afección. No es que los síntomas de la hernia de hiato sean muy claros, así que en ocasiones es difícil de proporcionar un diagnóstico. Pero sí sabemos cuáles son algunas de sus causas. Por ejemplo, la tos crónica o un cuerpo débil y envejecido en el cual el músculo diafragmático se haya debilitado, algo que ocurre sobre los 50 años.

También hay un bloque de causas comunes en las que todos podríamos incidir dependiendo del momento. Entre ellos encontramos el estreñimiento, la obesidad, el tabaquismo o los altos niveles de estrés. Todo ello puede acabar pasando factura al diafragma y que esto lleve a que el hiato se encuentre en una situación complicada.

Síntomas más comunes

Decíamos antes que los síntomas no son fáciles de analizar. A veces son demasiado ambiguos, pudiendo ser reflejo de una hernia de hiato, pero también de muchos otros problemas. Eso complica la tarea de llegar a la conclusión de que sufrimos esta enfermedad. Lo que más nos suele confirmar que lo estamos sufriendo es el reflujo gastroesofágico, o lo que es lo mismo, la acción de traspaso de contenido gástrico que se encuentra en el estómago en su camino hacia el esófago. Porque suframos este problema en alguna ocasión no tiene que significar que lo vayamos a sufrir siempre, dado que se suele presentar de manera episódica.

¿Cuáles son las claves en las que fijarnos para saber que nos encontramos sufriendo esta dolencia de hiato? Los ardores es lo primero, y resulta algo tan molesto que es imposible no prestarle atención. También podemos sufrir dolor de pecho, problemas para tragar, eructos constantes, mal aliento o tos. En la mayor parte de los casos estos síntomas se producen después de comer, en el momento en el cual nos tumbamos. La posición produce que el contenido gástrico se desplace y esto lleva a la sensación general de malestar.

Diagnóstico de la hernia de hiato

En el caso de que sientas algunos de los síntomas lo mejor es que le hagas una visita al doctor con el objetivo de que realice el diagnóstico de la hernia. A partir de la primera visita el especialista determinará los pasos que deberás seguir para poder llegar al diagnóstico. Todo dependerá de cuáles son los síntomas que sufres. Si tienes problemas relacionados con la regurgitación o el ardor, la prueba a la que se te someterá se tratará de una radiografía. No una normal y corriente, sino una en la cual se utilice una pilla de bario. Si tus síntomas son un poco más preocupantes se dará por entendido que se tratará de una hernia más complicada y lo que se procederá a hacer será una radiografía correspondiente al tórax.

Otro sistema para su diagnóstico es la phmetría, en este caso pensando en determinar si el esófago tiene los restos de ácido procedentes originariamente del estómago. También hay una serie de pruebas adicionales que permiten llegar al diagnóstico, como la gastroscopia, la manometría o biopsias de lesiones que hayan podido resultar causantes de los movimientos producidos en el reflujo.

Tratamientos y complicaciones

¿Qué podemos hacer si tenemos hernia de hiato para ponernos bien? Hay dos opciones: la natural y la que utiliza fármacos. Nosotros nos decantamos por la primera, porque requiere solo un pequeño nivel de sacrificio. Lo que haremos será comenzar a alimentarnos mejor. Reduciremos la comida picante al mínimo, también tendremos cuidado con las grasas y reduciremos los niveles de ingesta de refrescos u otras bebidas que tengan gas. El tabaco y el alcohol, como podéis imaginar, están prohibidos. Y también es necesario que no volvamos a darnos grandes atracones. Comamos en plato pequeño y tengamos cuidado en las grandes celebraciones. Si estos sistemas no van bien nos queda, como última opción, la cirugía.

Si valoramos una hernia de hiato síntomas y posibles complicaciones y no dejamos que la diagnostiquen, en caso de padecerla, para que pueda ser tratada de alguna de las formas mencionadas anteriormente, la hernia puede complicarse debido al daño producido por los ácidos gástricos. Así que tengamos cuidado para que esto no llegue a ocurrir.

Compartir en Google Plus

Acerca de Flor Milano

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz