La halitosis: tipos y causas

La halitosis: tipos y causas 1

La halitosis afecta a casi un 40 por ciento de la población adulta, y es un problema que puede llevar a problemas en la vida íntima o incluso social. Se llama halitosis a cualquier olor desagradable que sale por la boca, y está relacionada con la higiene bucal, en la mayoría de los casos, pero también puede deberse a cuestiones fisiológicas o patológicas.

Según la Guía Clínica de Halitosis de Atención Primaria de Salud, en el 80 por ciento de los casos tiene su origen en la misma cavidad bucal. Se puede ocasionar por la misma descomposición de los alimentos, por células, sangre en las encías o por algunos compuestos de la saliva que dan lugar a componentes de azufre y otros gases.

Si bien en un principio no suele ser un problema grave, sí puede tener consecuencias sociales y hasta llegar a devaluar la calidad de vida de quien la sufre. Sin embargo, son pocas las personas que concurren al médico o dentista para diagnosticar el problema y, en todo caso, tomar las medidas necesarias.

Tipos de halitosis

En primer término, hay que tener en cuenta que existen varios factores que producen una reducción de la salivación y, por ende, predisponen a la sequedad bucal y a la halitosis, como puede ser el fumar, roncar, el estrés o hablar durante mucho rato, también ciertos fármacos antidepresivos, antihipertensivos y antihistamínicos.

La halitosis puede ser: fisiológica, cuando se produce justamente por una reducción en la saliva durante el descanso nocturno. Con la higiene bucal, pasa. O bien, patológica, cuyos causantes pueden ser varios y tienen su origen en la cavidad bucal: enfermedad crónica periodontal, gingivitis o infecciones, entre otros.

Entre los motivos externos a la boca que pueden provocar mal aliento están las enfermedades respiratorias y enfermedades otorrinolaringológicas (5-8 por ciento), como sinusitis, pólipos nasales o bronquiectasias; enfermedades digestivas (2 por ciento); y otras (1 por ciento) como diabetes mellitus, insuficiencia renal y hepática.

Consejos básicos para una boca sana y un aliento saludable

-Mantener una correcta higiene bucal, con lavado de dientes frecuente, para limpiar bien todas las piezas dentales. Incluir en el cepillado la lengua para remover bacterias.

-Utilizar seda dental o los cepillos interproximales para eliminar de forma completa los restos alimenticios y la placa bacteriana depositados entre los dientes y bajo el borde de la encía, consiguiendo una higiene dental completa y adecuada.

-Usar un colutorio, ya que ayuda a llegar a zonas difíciles de alcanzar con el cepillo.

-Para prevenir la sequedad bucal será importante mantener una buena hidratación. Se recomienda entonces beber abundante agua a diario.

-Reducir los intervalos entre las comidas y ciertos alimentos como la cebolla, el ajo y especias de sabor intenso.

-Mantener una alimentación sana y equilibrada, con buen aporte de alimentos naturales, y reducir el consumo de tabaco, alcohol y café.

-Visitar al dentista como mínimo una vez al año.

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz