Halitosis, causas y remedios principales

Causas de  la halitosis

Tenemos que admitir que podemos ir por la calle con el pelo revuelto y la ropa desaliñada, pero nunca sentiremos tanta vergüenza como cuando sabemos que de nuestra boca sale un mal aliento. Está demostrado que el 90% de las veces el origen de la halitosis es una mala o pésima higiene bucodental. ¿Pero y ese 10% restante? Hoy hablaremos de las posibles causas que pueden provocar la aparición de halitosis y unos consejos para evitarla.

¿Vigilas tu dieta para controlar la halitosis?

En ocasiones este problema bucal se debe a comer alimentos con olores muy fuertes que perduran en nuestra boca. Comer ajo, cebolla o alimentos con un toque de vinagre puede dejar un olor bastante fuerte hasta el punto de ser molesto para los que están a nuestro alrededor. Así que antes de buscar un origen específico, observa tu dieta, analiza qué alimentos sueles comer y en qué momento aparece más fuerte el mal aliento. Tal vez en ese examen exhaustivo encuentres el origen de tu mal olor de boca y puedas corregirlo con gestos tan sencillos como, por ejemplo, no comer fuera de casa el alimento causante del mal aliento si no tenemos la posibilidad de limpiarnos los dientes después de ingerirlo.

Revisa tu rutina de higiene

Por mucho que nos limpiemos los dientes, si lo hacemos incorrectamente el mal olor de boca seguirá presente, sin importar cuántos minutos invirtamos al cepillado o cuántos productos utilicemos. Si después de la rutina de cepillado no se introduce el uso de un colutorio, el 60% de las bacterias que causan el mal aliento seguirán presentes, provocando que en cuestión de minutos vuelva a aparecer la halitosis como si no nos hubiéramos limpiado los dientes. Tampoco hay que olvidar el uso del hilo dental tras cada comida. Muchos alimentos dejan residuos entre los dientes, haciendo que sea difícil llegar con tan solo el cepillado. Esto deriva en que las bacterias afloren y provoquen el mal aliento. El uso continuado del hilo dental después de cada cepillado asegurará que el aliento huela fresco y limpio.

Daños colaterales del estreñimiento

Cuando llevamos varios días sin ir al baño el vientre se hincha, te sientes pesado y el abdomen duele por culpa de esa actividad intestinal nula. Si os fijáis otro de los efectos negativos de esos días es la aparición de la halitosis. Para evitar estos olores fuertes por culpa de esta causa es importante ir al menos una vez al día al baño. Tener un control exhaustivo de qué días vamos o no puede servir de ayuda para regular la flora intestinal de forma natural. Pero en caso de que el estreñimiento no esté causado por el ajetreo del día a día, hay trucos disponibles, como las infusiones de manzanilla o el consumo de semillas de lino para ayudar a que los intestinos se muevan, ayudando al cuerpo de manera natural a sentir la necesidad y urgencia de ir al inodoro. Esta causa de halitosis es más común de lo que podemos creer, llevando a que por mucho que nos limpiemos los dientes el olor permanezca, porque el origen del mal aliento es del estómago y no de la zona bucal.

La menta, una gran aliada

Muchos de los productos que luchan contra la halitosis, por no decir todos, están hechos a base de menta. Pulverizadores de mentol, caramelos con menta extrafuerte o incluso chicles con sabor a hierbabuena. El uso de estos productos es positivo para eliminar la halitosis de forma puntual. Pero si lo que queremos es eliminar por completo el mal aliento recomendamos introducir más productos con menta en nuestra dieta. Ya sea masticar unas hojas de menta fresca o disfrutar de una rica infusión hecha a base de hierbabuena. Tener como costumbre consumir estos alimentos puede ayudar muy positivamente para evitar un olor fuerte en el aliento y que así se suavice un poco.

Remedios para la halitosis

Agua con limón

Tomar en ayunas un poco de agua tibia con un chorrito de limón es el secreto de belleza y salud de muchas personas. Y es que esa sencilla acción ayuda a que el cuerpo se active, la sangre se depure y los órganos funcionen a plena capacidad. Y todo gracias a este vaso de agua con limón que limpia y elimina las toxinas del organismo, incluyendo la halitosis. Eso es debido a que esta bebida previene el estreñimiento a la vez que el limón, con su acidez, da un toque fresco al aliento. Si en caso de no notar mejoría en el aliento después de tomar agua con limón, es posible introducir la costumbre de mascar la cáscara de limón durante dos minutos tras cada comida. Esto hará que el olor de este cítrico quede impregnado en los dientes y en la lengua, eliminando así cualquier rastro de mal olor. Así que si tenéis problemas con la halitosis, no dudéis en poner en práctica alguno de estos métodos.

Compartir en Google Plus

Acerca de Flor Milano

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz