Hacia una alimentación más sostenible

¿Sabías que con la comida también se puede contribuir a cuidar el medio ambiente? También puede optarse por alimentos y por hábitos de consumo “sostenibles“, y una de las claves está en escoger aquellos productos que hayan sido elaborados y recogidos de manera natural y respetuosa con el entorno.

Pero además, una alimentación sostenible también busca un equilibrio en el aspecto nutricional, es decir, es más amigable para con el propio ser humano.

Todo lo que aspire a una mejor calidad de vida, desde la órbita individual, privada, hasta la colectiva, y que respete el medio ambiente, puede incluirse dentro de la sostenibilidad. En relación con los alimentos, incluso el ir a hacer las compras en bicicleta o a pie, el uso de bolsas y recipientes biodegradables o reutilizables, además de la elección de alimentos orgánicos, son puntos básicos.

Compartamos entonces de la mano de Consumer, los pasos para ir hacia una alimentación sostenible:

-A la hora de elegir alimentos, habrá que decantarse por aquellos que en todos sus procesos generen menos gases de efecto invernadero para reducir así su impacto sobre el medio ambiente y el cambio climático.

-De aquí que también será necesario inclinarse por los productos locales, ya que así se ahorrará en contaminación y en consumo energético y de combustibles derivado de los transportes de los productos, en todas sus modalidades.

Otro punto a favor de consumir alimentos locales o regionales es que al ser más frescos y no pasar por tantas etapas de almacenamiento y transporte hasta que llegan a nuestras manos, conservan más cantidad de nutrientes.

-Así también, elige productos de temporada: tanto recolectar las frutas y verduras en su punto justo de maduración, como confeccionar nuestro plan de acuerdo a esta estacionalidad pueden ser consideradas medidas respetuosas para con el medio ambiente.

Los alimentos de temporada serán también siempre más frescos, con más sabor y se conservarán por más tiempo.
pescados, se aconseja consumir aquellos que cumplan con la talla mínima permitida, por caso: 20 cm para merluza o el lenguado, 11 cm para sardinas o salmonetes y 9 cm para el boquerón, según lo establecido por el FROM (Fondo de regulación y organización del mercado de los productos de la pesca y cultivos marinos).

En otro post de Vitadelia seguiremos compartiendo más pautas a tener en cuenta para que con nuestros hábitos de vida también estemos contribuyendo a conservar nuestro bello planeta Tierra.

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz