Hábitos de vida menos saludables, mayor riesgo de deterioro cognitivo

desmemoriado

Una nueva investigación ha vinculado hábitos de vida poco saludables con una mayor pérdida de la memoria y de las capacidades cognitivas. Entre estos malos hábitos, el fumar, la vida sedentaria y el hecho de no incorporar suficientes frutas y vegetales en la dieta diaria, han sido los más dañinos en este sentido.

Se trató de un estudio realizado por un pequeño equipo de especialistas del Hospital Paul Brousee en Villejuif, Francia, en el que se analizaron las conductas de unos 5.123 participantes. Severine Savia y sus colegas hallaron que cuanto menos saludables los hábitos de una persona, mayor era su riesgo de padecer “déficit cognitivo”.

El análisis demandó unos 17 años y sus resultados salieron publicados en American Journal of Epidemiology: aquéllos hombres y mujeres que acumulaban mayor cantidad de hábitos desaconsejados eran casi unas tres veces más propensos a tener problemas de pensamiento y unas dos veces más de sufrir deterioro en la memoria que aquéllos que no los tenían.

Este estudio se basó en más de 5.000 trabajadores de Londres, y tuvo tres momentos de mayor estudio: cuando tenían unos 44 años de edad (al inicio de la mediana edad), a los 56  (mediana edad) y a los 61 años (fines de la  mediana edad), momentos en los cuales se les sometió a una serie de encuestas.

Luego de  haber considerado el impacto del paso de los años, el género y el nivel socioeconómico, los responsables del estudio encontraron que los fumadores tenían un mayor riesgo de sufrir mala memoria, más dificultades para darse a entender (capacidad verbal), en las habilidades de pensamiento y de razonamiento en cada encuesta.

Estas dificultades también fueron más importantes en quiénes no comían suficientes verduras y frutas (menos de dos porciones diarias) y en quiénes habían informado sobre un estilo de vida más sedentario. Puntualmente, quiénes realizaban menos actividad física durante la edad mediana y al final de ella, mostraron un mayor riesgo de déficit cognitivo.

Ante estos resultados, y considerando que dichos hábitos de vida son  modificables, el equipo de Sabia concluyó la publicación instando a una mayor promoción y difusión de un estilo de vida sano para protegerse del deterioro cognitivo en la edad adulta.

Vía Yahoo.com.ar

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz