Hábitos alimenticios dañinos en los hombres

habitos alimenticios hombres

Si bien una dieta equilibrada y nutritiva, y tener hábitos de vida saludables es recomendable para todos, se sabe que los hombres –así como por otro lado, las mujeres- tienen una mayor predisposición genética a padecer enfermedades cardiovasculares y a desarrollar un tipo de cáncer que les es propio: el de próstata. Por esto mismo, es más que necesario prestar atención a lo que se ingiere para evitar problemas futuros.

 

En este contexto, se cree que teniendo conciencia de esto y regulando la dieta desde la juventud, se pueden prevenir muchas de estas enfermedades crónicas e incapacitantes que afectan a gran cantidad de los hombres adultos.

 

Hace tiempo que tanto desde la órbita estatal y privada se intenta arraigar hábitos de alimentación más correctos y saludables. Recientemente, en España, se ha realizado la Encuesta Nacional de Salud.

 

Entre los datos que se recopilaron en esta encuesta, se pudo establecer con respecto al desayuno, por ejemplo, que el 5,6% de los varones de entre 25 y 44 años lo pasa por alto, el 18% sólo toma líquido (café, té o leche con cacao) y el 2% acompaña la bebida con fruta o zumo.

 

Si bien este desayuno es más consistente, no es suficiente para incorporar todos los nutrientes que el organismo necesita luego de tantas horas de ayuno.

 

Hábitos parecidos tienen los hombres de más edad: un 2,86 % suele no desayunar, mientras que un 23,56 % son los que hacen un desayuno demasiado escaso.

Otra de las costumbres sociales más resistidas por parte de los especialistas es la de acudir al bar y comer un bocadillo de embutido o tortilla (lo más frecuente) acompañado de vino o cerveza, casi siempre con un café azucarado posterior, ya que puede acentuar este desequilibrio.

Si siempre se repiten los mismos alimentos, la sobrecarga de lípidos y azúcares para el organismo va a influir en los niveles de estos nutrientes en la sangre. Cuando se es joven, el organismo es capaz de modular eficientemente esta sobrecarga, pero a medida que pasan los años, comienzan a presentarse los inconvenientes de salud: niveles de colesterol elevados, de triglicéridos, glucosa o de ácido úrico.

 

Las comidas grasas y calóricas terminan minando de algún modo el organismo y dejando secuelas.

 

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz