Golpe de Calor

sol golpe de calor

En las épocas de altas temperaturas, todos aquéllos que realicen deportes, actividades físicas intensas o que, de manera general, queden expuestos durante muchas horas al sol, deben tener mucho cuidado de no sufrir un golpe de calor o, como también se lo conoce, insolación.

Básicamente, un golpe de calor se puede producir como consecuencia de una prolongada exposición al sol y/o estadía en ambientes muy húmedos que puede ocasionar una sudoración excesiva. A través de esta transpiración profusa el organismo pierde en demasía sus fluidos y minerales. Si la persona en cuestión no los repone como corresponde, además de padecer debilidad generalizada y calambres, puede sufrir una deshidratación y un golpe de calor que, si no se lo trata a tiempo puede derivar en un desmayo.

Hay que estar atento ante las primeras señales de aviso: mareos, fatiga, náuseas, dolor de cabeza y sudor abundante. Luego, a medida que el golpe de calor aumenta, se presentan los síntomas del padecimiento en sí mismo: la presión arterial y el pulso se incrementan y la temperatura corporal puede ascender a los 40ºC. En este momento, la piel se torna seca, caliente y enrojecida. Asimismo, la persona puede quejarse de confusión, irritabilidad, y hasta llegar a manifestar convulsiones y a perder la conciencia.

Los más vulnerables a sufrir golpes de calor son los niños y los ancianos, los obesos, los que padecen alguna enfermedad crónica y quienes están bajo tratamientos medicamentosos.

Pequeños puntos para que tengas en cuenta:

*Asegúrate de tener una correcta y continua hidratación: bebe al menos cada hora –aunque no tengas sed- abundante agua, o jugos de frutas, caldo o cualquier otra bebida no alcohólica (aunque no se aconsejan bebidas con cafeína por sus efectos estimulantes y diuréticos).

*Vístete con ropas livianas y de colores claros para no “atraer” más el calor.

*Trata de no permanecer por tiempos muy prolongados al sol en horas pico, procura resguardarte en sitios a la sombra y más frescos cada tanto.

*Mucha atención si padeces alguna enfermedad crónica cardiovascular, neurológica o cutánea, deberás consultarlo con tu médico antes de estar mucho tiempo al aire libre.

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz