Glaucoma, la segunda causa de ceguera en España

ojocuidados

El glaucoma tiene la particularidad de ser asintomático, por lo que requiere de una toma de conciencia, en especial, en la edad adulta, para realizarse chequeos periódicos para, en caso de padecerla, someterse a los tratamientos médicos recetados y evitar daños irreparables en la visión.

Lo cierto es que el glaucoma es un trastorno tan silencioso como puede llegar a ser de dañino: esta enfermedad constituye la segunda causa de ceguera en España. Según se estima, para el 2010, habrá unos 60 millones de personas en todo el globo afectadas por glaucoma, y en otra década más, esta cifra podría ascender a los 80 millones.

Aún más, según datos estadísticos, un 12 por ciento de los individuos que actualmente son ciegos en el mundo deben esa condición al glaucoma. Por ello, y para evitar llegar a este daño irreparable, hay que tomar conciencia: los expertos aconsejan, en especial a partir de los 50 años, realizarse estudios para detectar si se sufre de presión ocular elevada.

Recordemos que este trastorno consiste básicamente un aumento de la presión del globo ocular que puede provocar lesiones en el nervio óptico y, como se dijo, en casos extremos, derivar en una pérdida de la visión, en ceguera.

Maribel Canut, del Departamento de Glaucoma del Centro de Oftalmología Barraquer de Barcelona, enfatizó en la importancia de visitar al especialista luego de los 50 años de edad para identificar el riesgo de glaucoma, lo cual se realiza a través de un “simple e indoloro procedimiento denominado tonometría“.

En este sentido, se explicó que las mediciones que superan los 20-22 mmHg indican un riesgo de glaucoma, sin embargo, vale mencionar que cada ojo tiene una configuración distinta, lo que debe considerarse a la hora de ver cuáles medidas pueden o no ser consideradas normales.

Así también, se recomienda que los especialistas realicen siempre varias mediciones para diagnosticar un problema de glaucoma. Es posible que éste pase desapercibido y no se trate, o bien se intente curar a pesar de no representar un problema (falso positivo).

Ante cualquier duda, el examen con un oftalmoscopio, un instrumento que estudia el interior del ojo, puede revelar los posibles cambios provocados por la enfermedad, visibles en el nervio óptico. Asimismo, existen otros métodos más específicos para verificar este trastorno, como el goniocospio, que permite observar los canales de salida.

Vía ConsumerEroski

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz