Gingivitis, la gran culpable de los problemas dentales

Limpieza contra gingivitis

La pérdida de piezas dentales siempre está asociada a las caries y a la mala higiene. Pero ¿sabías que no siempre es así, que también puede ser la gingivitis la gran culpable de los problemas dentales? Cuando hablamos de higiene bucodental parece que los únicos protagonistas son los dientes, esas piezas tan necesarias para alimentarse correctamente y para pronunciar los fonemas de forma correcta. Pero las encías tienen un papel muy importante para tener una boca sana. ¿O de dónde crees que se sujetan los dientes?

La importancia de las encías

No hace falta ser un especialista para saber que la caída de dientes puede ser por culpa de agentes externos (una caída, golpe o accidente) o agentes internos. En este caso los dentistas coinciden que solo existen dos razones para la caída de los dientes y ambos casos están ligados a enfermedades que derivan de:

  • Problemas de caries
  • Problemas de las encías

Esto demuestra que la afirmación de que las caries son las únicas culpables de la caída de los dientes es totalmente una mentira, pudiendo así catalogarla como mito. ¿Y cómo pueden ser las encías las culpables de estas pérdidas? La respuesta es por enfermedades bucales como la gingivitis, la cual se caracteriza por el sangrado de la zona donde la carne y el diente se unen.

Origen de la gingivitis

No existe un factor clave que sea el culpable de la aparición de gingivitis. Tampoco está comprobado que existan alimentos o bebidas que puedan provocar la enfermedad. Muchos estudios han determinado que el origen de esta dolencia dental es la acumulación de placa en los dientes, pero eso no quita que existan diferentes tipos de gingivitis. Las cuales se separan en:

  • Gingivitis vírica
  • Gingivitis bacteriana
  • Gingivitis hereditaria

Como se puede observar, los genes juegan un papel importante a la hora de tener predisposición o no de padecer esta dolencia. Por eso es recomendable saber si nuestros familiares cercanos tienen problemas de esta índole para poder determinar si somos ese sector de la población con problemas de encías o si simplemente esa inflamación de encías es un problema puntual que se puede arreglar con un cambio en la rutina de higiene.

Señales de alarma

Al principio la gingivitis no produce dolor, por eso muchas veces pasa desapercibida hasta que está muy avanzada. Debido a esto es importante tener en cuenta estas señales previas:

  • Encías con un color rojizo
  • Aparición de sangre en la espuma tras el cepillado
  • Encías inflamadas

Es vital conocer esas señales para reconocer si se padece o no esta enfermedad y así evitar que avance hasta derivar a problemas más serios como peridonitis o la pérdida irrecuperable de alguna pieza dental. Eso sin omitir el dolor intenso que puede presentar, el mismo que se puede confundir con un dolor de muelas o creer que alguna pieza dental presenta alguna caries inexistente.

Colutorio para gingivitis

Fases de la enfermedad

Como en todas las dolencias, la gingivitis se divide en tres fases muy diferenciadas y con síntomas muy variados entre etapas, pero que siempre están relacionados. En la primera etapa de la enfermedad aparecen los primeros restos de sangre en la espuma de la pasta dental tras hacer la habitual limpieza bucodental. Es en ese momento en el cual las encías empiezan a presentar un color rojizo, pero que pasa desapercibida con el color sonrosado de las encías sanas.

Si omitimos ese leve sangrado y seguimos con la misma rutina muy seguramente llegaremos a la segunda fase de la enfermedad. En esta el sangrado es más abundante cada vez que se pasa el cepillo de dientes sobre las encías, las cuales empiezan a presentar un color rojo más notorio junto con una notable hinchazón, la cual puede resultar muy molesta.

Generalmente cuando alguien ve un sangrado tan abundante no lo duda y va al médico especialista para que le recete una cura. Pero si aún viendo hemorragias cada vez que se roza la zona no es una señal para ir al dentista, seguro que todo cambia en la última fase. En este momento la encía está tan afectada que las piezas dentales empiezan a moverse. El motivo de ello es que la encía se encuentra en un mal estado, tan malo que no puede adherir la pieza dental a la carne.

¿Cómo combatir la gingivitis?

Aunque la tercera fase puede parecer muy desesperanzadora, hay solución para curar este mal que padecen más personas de las que podamos imaginar. Solo hay que cambiar pequeños hábitos como una higiene bucodental hecha con más consciencia y, sobre todo, cambiando la gama de productos a utilizar en esta rutina. Es imprescindible tener en cuenta que una pasta de dientes rica en flúor no sanará una encía infectada, por eso hay que evitar el uso de cualquier pasta de dientes que no sea específica para prevenir la gingivitis y un colutorio de la misma línea. Eso sí, sin olvidar ir al dentista ante las primeras señales.

Compartir en Google Plus

Acerca de Flor Milano

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz