Gastroenteritis, una afección frecuente

gastroenteritis

Dentro del término “gastroenteritis” se incluyen diversos tipos de irritación e infección del tracto digestivo, por lo general, se trata de una infección de menor grado de toda la zona.

Además, la gastroenteritis es una de las infecciones alimentarios más frecuentes: puede tener un origen bacteriano o viral, y afecta al estómago e intestinos que en consecuencia se inflaman. Esta infección puede contraerse por consumir alimentos o agua en mal estado o por el contacto con otra persona infectada.

En cuanto a las bacterias, las que más habitualmente provocan este trastorno son los géneros de salmonella, escherichia, shigella y campylobacter. Así también, la gastroenteritis puede deberse al tratamiento con ciertos medicamentos o antibióticos (en personas más sensibles).

En cuanto a la sintomatología se puede decir que destaca en un primer momento la aparición de náuseas y una pérdida de apetito, tras lo cual suele presentarse diarrea. Luego, estas señales se potencian y pueden aparecer accesos de vómitos, diarrea acuosa y dolores abdominales, con fiebre y un estado de debilidad general.

Un punto a prestar atención es que debido a la diarrea el paciente pierde gran cantidad de líquidos, por lo que habrá que estar atento a evitar la deshidratación: por ello, será necesario reponer los fluidos perdidos. En este punto también hay que extremar los cuidados en el caso de los niños, en especial, en los menores de 18 meses, y en las personas ancianas (los cuales además constituyen los grupos con mayor riesgo a sufrir un cuadro de esta naturaleza).

Por lo general, los síntomas suelen desaparecer de uno a tres días después de su manifestación y, el mejor tratamiento suele ser dejar de comer durante un día. Después sí se podrá comenzar una dieta blanda basada en arroz hervido, manzana y plátano, yogur natural y pan tostado.

De todos modos, y ante cualquier duda, siempre será aconsejable consultarlo con un profesional, además, en caso de que las molestias se extiendan por más tiempo, seguro se indicará realizar un análisis de sangre o de materia fecal, para identificar el agente que la causó y poder tomar las medidas adecuadas necesarias.

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz