Fumar y el sedentarismo, equivaldría a 14 años menos de vida

tabaco

Tener el mal hábito del cigarrillo, beber alcohol en exceso, no comer ni las frutas ni verduras necesarias, y no hacer ejercicio regularmente son los factores principales que pueden afectar nuestra calidad, y cantidad, de vida. Según un nuevo trabajo realizado por la Universidad de Cambridge, en los Estados unidos, estos malos hábitos podrían restarnos hasta 14 años de vida.

Unas 50.000 muertes, cada año, son provocadas a causa del tabaco solamente en España y es considerado, un factor de riesgo cardiovascular “clave” debido a su “elevado impacto en el desarrollo de este tipo de enfermedades, de acuerdo a la Sociedad Española de Cardiología (SEC).

Así el tabaquismo es una de las causas prevenibles “de mayor mortalidad en el mundo” y uno de los cinco factores de riesgo cardiovascular principales. Los restantes son “la obesidad, la hipercolesterolemia, la diabetes y la hipertensión”, aseguró al respecto el secretario de la SEC, Esteban López de Sá.

Otro punto a considerar en este problema global que hace estragos en la salud de miles y miles de personas lo constituye la serie de medidas y políticas a tomar para prevenir el tabaquismo y/o hacer tomar conciencia a la población sobre la imperiosa necesidad de abandonar este mal hábito.

Investigaciones han demostrado que la incidencia del infarto agudo de miocardio ha disminuido en un 17 por ciento entre la población tras la entrada en vigor de leyes antitabaco. En este sentido, un estudio británico ha afirmado que las acciones que la Administración de cada país pone en marcha son “determinantes” a la hora de lograr una reducción del consumo de tabaco.

En el caso de España, la Ley de Medidas Sanitarias frente al Tabaquismo instaurada hace tres años “sí tiene algún efecto, aunque no todos los deseados”, señaló el doctor López de Sá. “España no cuenta con una ley especialmente restrictiva, pero lo realmente triste es que no se hace cumplir“, puntualizó.

Otra de estas medidas políticas que han demostrado ser efectivas ha sido la subida del precio del tabaco, de hecho, varios estudios demuestran que por cada 10 por ciento que sube el precio de tabaco, baja un 4 por ciento su consumo, y hasta un 8 por ciento si se trata de países de “bajo nivel adquisitivo”.

Finalmente, otras medidas acertadas son prohibir la publicidad de cigarrillos y promover que la Administración financie los tratamientos para dejar de fumar, y en ciertos países han demostrado ser adecuadas para reducir el consumo de tabaco en la población.

Vía 20minutos.es

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz