Frutas secas en diabéticos, ¿cuánto es lo aconsejable?

Comer frutas secas

Multitud de estudios se han ocupado de constatar que los frutos secos son beneficiosos para los diabéticos, en su justa medida y con control. Se estima que la ingesta diaria de menos de 30 gramos de frutos secos puede proporcionar efectos muy positivos entre quienes sufren diabetes. Lo mismo ocurre con las frutas secas, que también se convierten en una buena opción para las personas que tienen esta enfermedad. No obstante, se deben consumir con mucho cuidado, puesto que pueden acabar siendo perjudiciales para el organismo.

Frutas secas, lo que hay que saber

Si te han dicho que no comas este tipo de frutas por tener diabetes sentimos informarte de que te han informado mal. Lo cierto es que con los diabéticos a veces se tiende al extremo. Como hay alimentos que en cantidades excesivas pueden ser malos para ellos en muchos casos se prefiere mantenerlos alejados en su totalidad de ellos por si no tienen autocontrol y acaban afectando más a su organismo. Con las frutas deshidratadas nos hemos encontrado ante este tipo de casos y reconocemos que aunque quizá no es una mala forma de prevención, tampoco podemos actuar para que un diabético no consuma algo que podría beneficiarle en pequeñas cantidades.

Dicho esto y remarcándolo de nuevo una vez más, los diabéticos pueden consumir estas frutas por un simple motivo: contienen componentes beneficiosos, como vitaminas, antioxidantes, fibra y minerales. El único problema es que la cantidad de azúcar en la fruta seca es mayor de la cual se pueda imaginar, por lo que hay que tener cuidado en cómo la consumimos. Además de esto, tengamos en cuenta que no deberíamos tomar ningún tipo de fruta que haya sido secada y a la cual le hayan añadido aún más azúcar. Esto significa que nos tenemos que fijar mucho en lo que compramos para que no acabe pasándonos factura.

Con estas frutas podréis complementar vuestra dieta diaria y también es un buen alimento para llevar siempre encima por si nos llegara a dar una bajada de azúcar. Ocupa poco y tiene una larga duración, así que no deberíamos dudar en llevar una bolsita pequeña siempre en el bolso.

Cantidades recomendables

Y llegamos a las cantidades, lo que seguro que estabais esperando para saber bajo qué ritmo consumir estas frutas en caso de sufrir diabetes. Comenzamos hablando de las ciruelas pasas, que también son conocidas con el nombre de pasas de uva. En este caso podéis tomar la costumbre de consumir un máximo de dos cucharadas al día. Nosotros recomendamos introducirlas a modo de snack, pero también como complemento en algunas recetas. Hay ensaladas en las que pueden quedar muy bien, aunque es posible que para la hora de comer ya hayamos terminado con todo el suplemento que tengamos cada mañana.

Frutas en diabéticos

Por su lado, las ciruelas tienen que ser siempre de un tamaño mediano para que esta proporción tenga efecto y no deberíamos excedernos en tres unidades al día. Su sabor es tan delicioso que hay momentos en los que no podemos evitar tener la tentación de seguir comiendo, pero debemos hacerlo para resistir las ganas y que no nos afecte. Lo mismo ocurre con los dátiles, que si los comemos de un tamaño mediano podemos llegar a ingerir un máximo de dos al día. De esta forma estaremos comiendo un snack muy nutritivo y saludable que además será delicioso, con un toque dulzón al que siendo diabéticos nos hemos ido desacostumbrando.

Los higos son otro de esos snacks secos muy recomendables, pero no deberíais tomar más de dos al día. Y si es posible no estaría de más que redujerais la cantidad a uno y medio. Todo depende del tamaño y de vuestro propio sentido común, puesto que ya sabemos que hay higos e higos, con algunas dimensiones realmente exageradas en casos determinados. Acabamos con las manzanas, que se comercializa seca por ser una de las frutas tradicionales que mejor papel proporciona en este formato. Si no la habéis probado nunca, os la recomendamos de forma especial, pero también os decimos que puede llegar a crear una sana adicción. En este caso el objetivo es que no consumamos más de cuatro rodajas diarias.

Si os comprometéis con estas cantidades por mucho que seáis diabéticos no tendréis problema alguno en introducir las frutas secas en vuestra dieta y rutina alimentaria. Como decíamos antes, no es solo algo que pueda ser agradable para variarlo que comemos, sino que al mismo tiempo resulta beneficioso para el organismo debido a los componentes positivos que incorpora este tipo de fruta alternativa. Lo que sí os debemos recomendar es que vayáis variando entre estos snacks y que los utilicéis antes de realizar algún tipo de actividad que requiera cierta intensidad, como caminar rápido o correr. El motivo de ello es que el cuerpo tendrá más energía y los niveles de azúcar en sangre se mantendrán mucho más estables que si simplemente los comemos y nos quedamos en casa tumbados en el sofá.

Compartir en Google Plus

Acerca de Flor Milano

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz