Frutas desecadas, buenas razones para sumarlas a tu alimentación

Las frutas son una pieza fundamental en nuestra dieta diaria, pero ¿sabías que una ración de frutas desecadas (25 gramos) aportan casi la misma cantidad de calorías que una pieza de fruta fresca (entre 150 y 200 gramos)? pero que además, incluso, ¿te brinda más nutrientes por bocado?

Las frutas desecadas se incluyen en la categoría de alimentos funcionales y ofrecen nutrientes en cantidad significativa, por caso, aportan alto contenido de potasio, calcio, hierro y vitaminas A, E y del complejo B, entre tres a cinco mayor que las frutas frescas.

Si aún quieres conocer más buenas razones para incorporar frutas desecadas a tu alimentación, apunta los siguientes datos:

-En cuanto a su aporte energético, un puñado de este tipo de frutas otorga entre 50 a 70 calorías (la mayoría proviene de su alta concentración de azúcares). En este sentido, vale mencionar que las uvas pasas son las más calóricas: cerca de 280 calorías cada 100 gramos, seguidas por los higos secos (250 calorías), y por las ciruelas secas (alrededor de 170 calorías por cada 100 gramos).

De todos modos, no habrá que olvidarse de que la clave está, precisamente, en su justa medida. Consumidas como tentempié, en no más de 25 gramos (un puñado), no alterarán el valor energético total de la dieta, si la medida es excedida entonces sí podrían hacer un desbarajuste en un régimen de adelgazamiento.

-Las frutas deshidratadas también pueden considerarse laxantes ya que contienen una media de 12 gramos de fibra (soluble e insoluble) por cada 100 gramos, unas seis veces más que las frutas frescas. Entre todas las variedades, destacan por su eficacia como laxante las ciruelas y los dátiles desecados (que también suelen incluirse dentro de la clase de frutas desecadas, aunque no lo sean).

-Son asimismo buena fuente de antioxidantes, de hecho, las que son de color oscuro (uvas, arándanos, ciruelas y cerezas) se incluyen dentro de la lista de las 100 fuentes más ricas en polifenoles, antioxidantes vegetales por excelencia. Además, no se debe olvidar que tanto la vitamina A como la E son considerados antioxidantes útiles para la salud. Los orejones de alboricoque son la opción más destacada por su alto nivel de estos compuestos vegetales benéficos.

-Como se señaló, aportan potasio y magnesio, necesarios para los músculos y nervios, calcio, esencial para los huesos, y hierro.

-Otra característica destacable es que producen saciedad: gracias a su alto contenido de fibras (que, sin embargo, varía entre una y otra), colman y ayudan a no picotear otras cosas entre horas.

-Finalmente, vale destacar que las frutas desecadas son aptas para consumo de diabéticos, ya que sin bien contienen azúcares, se trata de los simples que no llevan a un rápido aumento en la concentración de azúcar en la sangre, probablemente gracias a su alto contenido de fibra, fructosa y sorbitol. De aquí que en su justa medida, bien pueden contarse dentro de la dieta de una diabético.

Vía Consumer

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz