Aceptar
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra política de Cookies.
Ejercicio y contaminación

Ejercicio y contaminación

Foto de Ejercicio y contaminación

Hoy día, sobre todo para aquéllos que viven en grandes ciudades, el salir a correr, trotar o a andar en bicicleta puede ser una experiencia tan beneficiosa como “contaminante”.

Cuando uno hace ejercicio y aumenta su ritmo respiratorio, por lo general, no alcanza sólo con tomar el aire por la nariz sino más bien uno se ayuda con la boca.

El tema está en que al incorporar el aire por la boca no utilizamos el “filtro” natural que evita la entrada de partículas contaminantes: la nariz. Por este motivo, algunas de estas partículas pueden llegar hasta el interior de los pulmones: aquí radica una de las contradicciones principales de estos casos, se supone que el ejercicio es precisamente para fortalecer los pulmones (no para contaminarlos).

Veamos algunos consejos que puedes tener en cuenta para tratar de “contaminarte” lo menos posible durante tu trote en la ciudad:

-Siempre que salgas a correr o a andar en bicicleta procura mantenerte lo más alejado posible de las calles (y del tráfico). Siempre que te sea posible ve a algún sitio verde, más alejado del tráfico y en contacto con la naturaleza.

-Evita salir a hacer tu ejercicio aeróbico en horas de tráfico pico: siempre será mejor a la mañana bien temprano o tarde por la noche. En esta última opción, siempre recuerda hacerte bien visible.

-Si se da la combinación de un alta contaminación, alta temperatura y alta humedad, lo mejor que podrías hacer es hacer tu ejercitación en interior: gimnasio o en tu casa (si tienes algún equipamiento aeróbico sería perfecto, claro).

-Y finalmente: no permitas que la contaminación sea excusa para dejarte estar. Siempre hay otras opciones, como se dijo, en un gimnasio, en tu casa, o hacerlo bien temprano por las mañanas o más tarde por las noches.

Anímate y déjanos tu comentario

  • Vida Sana

    Otra cosa que puedes hacer es ejercitarte más durante el día:
    - Olvídate de las escaleras mecánicas
    - Si trabajas en oficina, usa menos el teléfono y camina hasta el puesto de la persona para comunicarle un mensaje.
    - Si vas en transporte público, bájate una parada antes de tu destino y así caminarás un poco.
    - Olvídate del ascensor y sube por las escaleras.
    Saludos!