Fitness en la playa, ideas para hacer deporte

Fitness en la playa

Con el calorcito ya estamos pensando en aprovechar cualquier momento del día para irnos a la playa a tomar el sol. Pero estaríamos muy locos si solo exprimiéramos este entorno de verano para ponernos morenos. El fitness en la playa es una de las mejores ideas por las que podemos optar para beneficiarnos de uno de los lugares más disfrutables en esta época del año. Para que sepáis qué tipo de ejercicios podéis realizar en la playa hemos preparado una serie de consejos que os vendrán como anillo al dedo.

Fitness en la playa, dos tipos de ejercicio

Es obvio que nos fijemos en la existencia de dos tipos de ejercicio cuando nos referimos a hacer deporte en la playa. Uno es el que haremos en la arena y otro el que practicaremos dentro del agua. En ambos casos tenéis a vuestro favor un enorme espacio del cual aprovecharos libremente sin molestar a nadie y con toda la flexibilidad del mundo. Si queréis adoptar una rutina equilibrada lo mejor será que combinéis ambos tipos de práctica y que hagáis ejercicio tanto dentro como fuera del agua. De esta manera es como le proporcionaréis al organismo el mejor soporte para que podáis mantener la forma en verano y disfrutar del calor más allá del tradicional proceso de tomar el sol.

Dentro del agua

Nadar es el ejercicio estrella y en realidad no vamos a complicarnos más con otras alternativas. La natación en la playa os sentará de lujo. Ya sabéis que son muchos expertos en deporte y fitness los que recomiendan hacer natación, tanto si la disfrutamos en la playa como en la piscina. Los motivos son variados. Se trata de un excelente deporte,puesto que realizamos un esfuerzo importante con los músculos, y al mismo tiempo nos proporciona una ayuda extra para mantenernos sanos en otros aspectos. La espalda, por ejemplo, sale muy beneficiada de que comencemos a practicar natación y si hemos sentido recientemente algún dolor lo más probable es que lo dejemos en el pasado. Nuestro sistema cardiorespiratorio también se verá impulsado por los valores positivos que le proporciona la práctica de la natación al cuerpo. Si tuviéramos que elegir un medio donde hacer natación, aunque la piscina aporta la comodidad de poder ir por posiblemente tenerla cerca de casa, optaríamos por la playa. El principal motivo de ello es que el agua del mar produce un efecto sensiblemente superior al del agua de piscina en lo que se refiere a ayudar a que nuestro cuerpo flote. Y eso es crucial para que la práctica del ejercicio salga mejor.

Para nadar en el mar lo mejor es evitar las zonas de olas, aquellos lugares donde hay una mayor concentración de personas y al mismo tiempo siempre tener la vista en la costa para no despistarnos. Una sesión de 15 minutos os resultará muy positiva, pero todo dependerá de cuánto tiempo le vayáis a dedicar al deporte fuera del agua. Si queréis volcaros en la natación aumentaríamos el periodo a alrededor de una hora, en base también a cuáles sean vuestras posibilidades físicas.

Correr en la playa

Fuera del agua

Comenzaremos calentando un poco caminando por la arena, algo que también le proporcionará a nuestras piernas la satisfacción de pisar esta superficie tan reconfortante. Luego es recomendable que hagamos sprints corriendo por la propia arena y para finalizar esta fase acabaremos corriendo por la playa en un periodo de diez minutos. Para esto es recomendable que la playa en la que nos encontremos tenga unas dimensiones suficientes como para que, al menos, podamos ir y volver.

Después hay varios ejercicios idóneos para hacer en este lugar. Las sentadillas con salto nos irán muy bien, así como los abdominales, las extensiones de brazos y las repeticiones de zancadas. Combina todos estos ejercicios de forma que puedas sentir la intensidad del ejercicio mientras disfrutas del buen tiempo y no olvides acabar con una sesión de estiramientos que se asegurarán de que todo el deporte que hayáis hecho acabe de forma satisfactoria y sin ningún tipo de dolor.

Si creéis que esta sesión se os queda demasiado corta o quizá es posible que después de varios días ya la hayáis dominado y queráis un poco más de esfuerzo, lo que os recomendaremos es antes de finalizar el ejercicio incluir una carrera por la orilla. Como ya hemos mencionado, la sensación es insuperable, pero al mismo tiempo la resistencia que produce la arena nos lleva a hacer un esfuerzo mayor. Lo que más trabaja en este aspecto son los gemelos y los cuadríceps, con los que tendremos la oportunidad de ponernos muy en forma. Si lo que estáis pensando es en adelgazar aprovechando el fitness en la playa debéis saber que se trata de una gran idea, dado que el ambiente está cargado de yodo que resulta muy beneficioso para esta función.

Compartir en Google Plus

Acerca de Flor Milano

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz