Fibromas, ¿qué son?

Fibromas, ¿qué son? 1

Los fibromas, también conocidos como miomas uterinos, son tumores benignos, es decir, no cancerosos, que se desarrollan en el tejido del útero de las mujeres. Según datos estadísticos, entre el 20 y el 50 por ciento de la población femenina mundial en edad fértil tiene uno o más fibroma, aunque en la mayoría de los casos sin síntomas y lo desconocen.

El tamaño de los miomas puede variar, e ir desde pequeño (como una moneda o menos) hasta uno grande (hasta el tamaño de un melón). En este último caso, pueden ocasionar además una inflamación en el útero y hasta hacer que la mujer parezca embarazada. Los fibromas pueden crecer solos o en grupos.

Tipos de fibromas uterinos

Se pueden dividir en tres grandes grupos, según el lugar donde se en encuentren:

Subserosos: se localizan en la parte externa del útero y crecen hacia el exterior de este.

Intramurales: son los más frecuentes y crecen dentro de la pared uterina, haciendo que esta se dilate más de lo normal y provoque la mayor parte de los síntomas.

Submucosos: surgen debajo de la pared de la cavidad uterina y su efecto principal es el aumento de la hemorragia en el período menstrual. También pueden llevar a otros problemas más graves como infertilidad o abortos.

Como máximo, el 20 por ciento de los fibromas requieren tratamiento. Esto dependerá del tamaño, del lugar donde se localicen y de la cantidad que se hayan desarrollado. La edad típica de presentación de miomas es entre los 30 y los 40 años y no tiene nada que ver si la mujer ha sido madre o no.

Según los expertos, la aparición de un fibroma se debe a la acción de la hormona femenina estradiol sobre el miometrio, es decir, el músculo uterino. Esa es la razón por la cual hay más casos de mujeres con fibromas en la premenopausia que en la adolescencia. Pueden también aumentar su cantidad y forma durante el embarazo.

Síntomas de los fibromas

*Cambios durante el período menstrual: puede haber más sangrado (hipermenorrea), durar más tiempo la menstruación (menometrorragia) y haber sangrados en otros momentos del ciclo (metrorragias intermenstruales).

*Dolores: pueden producirse durante la menstruación (dismenorrea), al mantener relaciones sexuales (dispareunia) o en cualquier momento del día o mes en la parte baja de la espalda o la pelvis, sin haber hecho ningún esfuerzo, ejercicio o mal movimiento.

*Anemia: la anemia puede detectarse fácilmente con un análisis de sangre. También pueden presentarse otros síntomas como cansancio excesivo, fatiga crónica, falta de fuerzas para levantarse, mucho sueño, o decaimiento general.

*Opresión: los síntomas incluyen dificultad para la micción, dolor al orinar, sensación de vejiga repleta pero micción insuficiente y estreñimiento.

*Relacionados con la concepción: infertilidad, esterilidad, abortos y partos antes de tiempo.

Ante cualquier duda, concurre al ginecólogo. Y no olvides realizar los chequeos periódicos de rutina.

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz