Fascitis plantar: ejercicios recomendados y tratamiento

ejercicios para la Fascitis

Siempre que vamos a llevar a cabo alguna práctica deportiva es fundamental que realicemos adecuadamente los ejercicios, así como adoptar las posturas correctas para evitar posibles lesiones. Además, en el caso de que finalmente nos hayamos dañado alguna parte de nuestro cuerpo habrá que seguir un tratamiento adecuado y realizar los ejercicios específicos para mejorar las molestias. Aunque son muchas las lesiones que podemos sufrir una de las más habituales es la fascitis plantar. Quizá te suene más porque muchos la llaman espolón calcáneo, pero para que te quede claro, se trata de un dolor persistente en la planta del pie.

Fascitis plantar, conociendo la lesión

La fascitis plantar no es una lesión que debas pasar por alto, puesto que puede traerte consecuencias muy negativas. Recuerda lo fastidioso que es un simple dolor de pies, así que imagínate si además es una punzada constante que no te deja apoyarlo fácilmente. Normalmente el dolor se concentra a nivel del talón, aunque a veces puede acaparar más zonas. Si practicas deporte con asiduidad no es de extrañar que llegues a padecer esta lesión alguna vez en tu vida, sobre todo si te dedicas a jugar al fútbol o eres un corredor nato. Por este motivo es recomendable que conozcas todo lo relacionado con la fascitis plantar: en qué consiste, cuáles son las medidas preventivas habituales y los tratamientos que debemos llevar a cabo para acabar con esta dolencia.

Prevención de la fascitis plantar

Al realizar cualquier deporte estamos exponiendo nuestro cuerpo a esfuerzos. Por ello es fundamental que lo preparamos previamente para evitar roturas o fracturas entre otras cosas. La fascitis plantar suele darse al sobrecargar demasiado el músculo, principalmente en actividades que requieren un movimiento constante y cambiar rápidamente de apoyo. También los cambios de superficie de los terrenos donde vamos a practicar el ejercicio o no disponer de un buen calzado deportivo son motivos para padecer este tipo de lesión.

En el momento en el cual te notes alguna molestia en la planta del pie lo primero que debes hacer es acudir al médico. A lo mejor no has llegado al punto de fascitis pero hay que descartarlo todo y en este sentido un especialista es la persona adecuada para darte el mejor diagnóstico.

Además debes reposar y evitar realizar demasiado ejercicio físico durante unos días. Es evidente que al practicar deporte, en la mayoría de los casos, vamos a tener que pisar, correr, saltar… acciones perjudiciales si hemos sufrido esta lesión en el pie. También es bueno conocer el estado del terreno donde se realizar tu actividad, así sabrás qué tipo de zapatillas deportivas es el más adecuado e incluso si es necesario usar plantillas especiales para amortiguar la pisada. Finalmente, una de las mejores medidas de prevención es estirar bien el músculo antes y después del ejercicio. Tenemos que preparar bien esta zona para evitar complicaciones en el futuro.

Conociendo la lesión

Hay veces que por mucho que tomemos precauciones terminamos por lesionarnos. Es entonces cuando debemos llevar a cabo un tratamiento adecuado para recuperarnos y además evitar que las molestias empeoren. Lo normal es que para combatir la fascitis plantar acudamos a un fisioterapeuta que nos mandará ejercicios específicos para trabajar la zona afectada. Puede incluir desde ondas de choque hasta infiltraciones y en el peor de los casos podrán intervenirnos de forma quirúrgica. Normalmente el tiempo de rehabilitación es de 4 sesiones y suele darse en los casos donde la fascitis se ha alargado demasiado o se ha convertido en crónica.

lesiones de la fascitis plantar

También existe otro tipo de lesión conocida como aguda, que se ha adquirido rápidamente y lo único que se aprecia es algo de inflamación en la zona. En estos casos con un poco de reposo y analgésicos el dolor debe desaparecer en pocos días. Aún así, es recomendable que conozcas algunos ejercicios fáciles de hacer por si en algún momento te encuentras en esta situación. Así sabrás cómo tratar tu lesión aunque acudas igualmente al médico.

Ejercicios para conseguir alivio

Con la tonificación trabajaremos la planta del pie para fortalecerla. Utilizaremos una toalla que colocaremos en esa zona e intentaremos cogerla con los dedos. Deberás hacer este movimiento varias veces seguidas, aunque notarás molestias al principio. También para tonificar podemos utilizar una banda elástica que colocaremos en la planta del pie. Aquí combinaremos movimientos rotatorios mientras tiramos fuertemente de la banda hacia nosotros. En este caso estaremos trabajando sobre el tobillo y fortaleciendo los músculos del peroné.

Cuando tenemos una fascitis plantar la tensión es abundante en esta zona del cuerpo. Para descargarla usaremos una pelota pequeña (que no sea blanda) y la pisaremos haciéndola rodar por toda la planta del pie. También podemos hacer ejercicio de movimiento isométrico. Este ejercicio es muy sencillo y suele llevarse a cabo en la mayoría de los estiramientos posteriores a una actividad deportiva. Nos colocaremos sobre un escalón dejando los talones fuera de la superficie. Solo tendremos apoyada la parte delantera del pie. Aguantamos unos 40 segundos y repetimos esta secuencia durante 5 sesiones.

Finalmente, no podía faltar un ejercicio de estiramiento específico para la fascitis. De nuevo tendremos que utilizar una superficie que esté inclinada, pero en esta ocasión habrá que flexionar las piernas y los talones los mantendremos en la plataforma que estamos usando. No los levantes. Mantén la espalda recta y repite este movimiento varias veces durante 60 segundos. Con estos ejercicios conseguiréis aliviar la fascitis plantar de forma notable.

Compartir en Google Plus

Acerca de Flor Milano

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz