Expertos debaten sobre cuál es la mejor estrategia antiobesidad

La obesidad sigue siendo uno de los problemas sanitarios más importantes a nivel mundial, y de seguir así, de aquí al 2015 podría haber un total de 2.300 millones de adultos con sobrepeso y más de 700 millones con obesidad, según una proyección de la Organización Mundial de la Salud.

Una de las preguntas primeras que surgen cuando se habla de obesidad es cuál es el “método” más adecuado para combatirla: ¿hacer ejercicio, comer menos o recurrir a fármacos antiobesidad, es decir, a un tratamiento médico?

Un grupo de expertos han discutido estas cuestiones recientemente en un artículo publicado en la revista especializada British Medical Journal

(BMJ), con el objetivo de encontrar la mejor manera de afrontar la problemática.

Según la profesora Louise Baur y sus colegas, del Hospital de niños de Westmead y de la Universidad de Sydney (Australia), “la inactividad física es sólo un indicador” en el estilo de vida de estas personas.

De todos modos, consideraron que la actividad física moderada es “un elemento fundamental en cualquier programa de salud pública” para prevenir no sólo el sobrepeso sino también sus enfermedades asociadas, como patologías cardiovasculares, diabetes e hipertensión.

Estos especialistas apuntaron que también hay otros factores desencadenantes en obesidad, tal como es el caso de la dieta: existe numerosa evidencia de que una alimentación inadecuada (baja en fibras, alta en azúcares y grasas), contribuye en gran medida al desarrollo de sobrepeso y sus trastornos asociados.

Richard Weiler, por su parte, otro experto pero en Medicina del Ejercicio del Imperial  College Healthcare NHS Trust de Londres, ubicó a una inadecuada salud cardiorrespiratoria como una de las principales responsables de obesidad, por encima aún del exceso de grasa, peso o índice de masa corporal.

Para el equipo de Weiler, la inactividad física es no obstante “una de las mayores amenazas para la salud en los países desarrollados”. Aún peor, cerca del 95 por ciento de la población de Reino Unido y Estados Unidos desconoce la recomendación básica de hacer 30 minutos de ejercicio cinco días a la semana para conservar el estado fìsico y la salud.

“Este dato es alarmante, dado que el sedentarismo, más que la obesidad en sí, es la actual causa de muchas enfermedades (incluyendo la obesidad)”, afirmaron.

Además, el grupo de Weiler alertó sobre los fármacos para perder peso y las intervenciones quirúrgicas: “son medidas arriesgadas y los beneficios a largo plazo son limitados”.

Finalmente, Baur apuntó que además de la actividad física y una dieta equilibrada, es necesario que las personas obesas también recurran “a tratamientos de alta calidad proporcionados por los profesionales sanitarios y orientados a tratar el exceso de peso y cualquier otro problema de salud asociado”.

Vía El Mundo

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz