Evitar intoxicaciones de medicamentos entre los niños: consejos

Intoxicaciones en los niños

Si somos padres primerizos a diario nos plantearemos muchas cosas, principalmente miedos que derivan de no tener experiencia en el cuidado de los niños. Evitar intoxicaciones será algo que se convertirá en uno de nuestros principales cometidos, a fin de evitar cualquier tipo de incidente que pueda dañar a nuestros hijos. ¿Pero cómo podemos evitar estas intoxicaciones de manera eficiente y garantizar la salud de los más pequeños?

Evitar intoxicaciones en el hogar

Hay dos tipos de medicamento con el cual los niños se pueden intoxicar: los que están pensados para ellos y los que corresponden a los adultos. Estos últimos son los más preocupantes, porque tienen unas dosis de cada compuesto realmente altas al estar pensadas para personas de un peso y una altura elevados. Los medicamentos de los niños también son preocupantes y pueden dar lugar a situaciones peligrosas, pero en este caso sería un problema menor. No obstante, en ambos tipos de suceso hay que poner remedio lo antes posible para que los niños no sufran consecuencias de ello.

Ante cualquier intoxicación deberemos llamar lo antes posible al Instituto Nacional de Toxicología y Ciencias Forenses para que nos informen de lo que puede suponer la ingesta de este medicamento. Se puede contactar con sus responsables durante las 24 horas del día en el número de teléfono 915620420, desde el cual se podrá recibir toda la información necesaria y las pautas para reaccionar de manera conveniente con la intención de que no se produzca un riesgo para el niño.

¿Cómo prevenirlo?

Para prevenir intoxicaciones entre los más jóvenes hay que tener en cuenta una serie de recomendaciones imprescindibles. Los padres tienen que asegurarse de que los medicamentos siempre están lejos del alcance que puedan tener los niños. ¿Sabéis lo difícil que ponéis los botes de galletas cuando sabéis que el niño no debe comer si ya se ha excedido con el chocolate? Pues los medicamentos aún deben estar más lejos del alcance de los niños que las galletas. Cuanto más lejos y difíciles de alcanzar, mucho mejor. Esto evitará que el niño haga contacto visual con los medicamentos y al mismo tiempo le impedirá que pueda tener la idea de ir en su busca.

También hay que asegurarse de dejar cada medicamento en la caja en la cual se comercializó originariamente. A veces algunas pastillas pueden tener un aspecto demasiado sospechoso o que se confunda con otra cosa. Si tu hijo se come una pastilla pensando que se trata de un caramelo no sería la primera vez que eso pasara. Es algo lamentablemente habitual y se debe luchar contra ello manteniendo el envase original. Los niños son conscientes de cómo son las cajas de las medicinas y por lo general siempre prefieren mantenerse lejos de ellas.

Medicamentos para los niños

Por otro lado, si el envase del medicamento tenía algún sistema de protección, como un tapón cerrado de manera segura, habrá que mantenerlo en su sitio y evitar cualquier tipo de riesgo. Estas medidas ayudarán a que los niños no puedan tener contacto con las medicinas. En relación a esto, de todas formas, se puede decir que es imprescindible que reduzcamos al mínimo las medicinas que tengamos en casa y que incluso las guardemos bajo llave en un botiquín al cual no podrán acceder los niños de ninguna manera.

Hay que educar a los niños

Pensemos que los niños son como esponjas que lo absorben todo. Cuando son jóvenes son influenciables y como padres nos tenemos que aprovechar de eso para que puedan evitar riesgos. En este sentido hay que trabajar duro para que los niños no quieran imitar la conducta de los padres. Si estos ven a sus padres tomando un jarabe de vez en cuando, tendrán en la cabeza que eso es algo bueno porque lo hacen sus padres y querrán repetirlo. Si el jarabe además tiene un sabor dulce, como a fresa o limón, será algo que detone un problema mayor en el niño, que podría tomar una dosis realmente elevada creyendo que está haciendo algo bueno porque también lo hacen sus padres.

Evitar este tipo de situaciones y las intoxicaciones entre menores es algo que se puede solucionar por medio de la educación de los niños. Salvo cuando son muy pequeños y todavía no nos entienden, hay que hablar con ellos e instruirles sobre lo que representan las medicinas. Si se les enseña que los medicamentos solo se deben tomar cuando están enfermos y siempre teniendo en cuenta las pautas que les dicten los médicos, se podrán evitar muchos incidentes. Los niños aprenderán a respetar las medicinas y a entender que pueden ser realmente dañinas para ellos si las toman sin necesidad. Evitar intoxicaciones en el hogar resulta más fácil de lo que se pueda imaginar, pero los padres tienen que tener muy presentes estas recomendaciones para que sus hijos no se vean en problemas. Y ante la duda no hay que tardar en contactar con profesionales de la salud que puedan echar una mano.

Compartir en Google Plus

Acerca de Flor Milano

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz