Evitar intoxicaciones con los alimentos

Alimentos para corredores

Sea que vivas solo o más aún, si tienes pequeños en tu casa, es necesario extremar los cuidados con los alimentos que se consumen, con la forma de prepararlos y conservarlos, con el lavado de las manos y de los espacios en donde guardas o colocas los alimentos: uno de los principales sitios en donde ocurren las intoxicaciones es en los propios hogares.

Tras ellos, los comedores escolares, los puestos de venta de comida en las calles y los restaurantes también suelen ser lugares de “peligro”. En síntesis, es válido conocer con qué elementos se debe tener más cuidado para evitar más de un “dolor de cabeza”.

En casa, una intoxicación alimentaria puede darse por pequeños descuidos: por caso, el hecho de colocar carne cruda en contacto con otros alimentos, como pueden ser las verduras que se comerán frescas, es una de las formas más frecuentes de “contaminación cruzada”. Las bacterias presentes en la carne cruda puede pasar a otros alimentos fácilmente y provocar así intoxicación.

También hay que prestar atención a los utensilios que se utilizan en la cocina: de forma similar a la anterior, si cortas por ejemplo un pollo crudo con un cuchillo y luego lo empleas para cortar otro alimento que consumirás sin cocción, estarás corriendo el mismo riesgo.

Especial cuidado con los niños a la hora de comer, ya que si, por caso, toman con sus manos un juguete sucio y luego con esas mismas manos se llevan la comida a la boca, también se podrán estar causando una intoxicación. Por ello, se recomienda que el momento de comer para el pequeño sea sólo eso: tras lavarle bien las manos, sólo coma (sin hacer otra cosa, como jugar).

Estos casos de intoxicaciones por alimentos pueden desencadenar un cuadro de vómitos, diarreas y descomposturas. En otros casos, también es posible contagiarse otras enfermedades más graves como el botulismo o el síndrome urémico hemólitico, que puede llevar incluso a la muerte.

También vale mencionar que otras intoxicaciones con bacterias pueden ser causa de hongos, vegetales, atún, caballa y moluscos (cuando se consumen este tipo de alimentos, hay que estar muy seguro de su procedencia y buen estado).

Así también, no hay que perder de vista la temperatura en que se gradúa el refrigerador, ya que si no es adecuada puede fomentar el desarrollo de bacterias; con respecto a los alimentos en conserva, como escabeches, u otros como los ahumados, enlatados y embutidos, también hay que tener especial cuidado, para evitar el botulismo.

Finalmente, atención con las sustancias químicas como insecticidas u otras, y en este contexto, recuerda lavar muy bien las verduras de hojas como las espinacas que suelen ser fumigadas para matar bichitos.

Vía Yahoo.com.ar

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz