Evita la ansiedad de querer comer en la noche

Está claro que a la hora de hacer dieta, uno de los mayores problemas supone elaborar una dieta lo suficientemente estructurada, como para no pasar hambre, y comer justamente lo justo, valga la redundancia.

El problema, como seguramente sabrás, es que según avanzan los días en muchas ocasiones la situación se vuelve insostenible, y… acabamos dándonos el atracón en cuanto se va el Sol. O incluso antes.

Este problema a menudo suele llevar al traste todo el trabajo de dias y de toda la dieta, por lo que contenerse, es fundamental. Una buena manera para evitar esto es, ni más ni menos, que comiendo más. Tal y como lo lees, no hay trampa ni cartón. Comer más, para perder más peso y adelgazar mejor.  ¿Cierto? Desde luego.

Lo que debemos hacer es comer en el momento oportuno, y la cantidad oportuna. Por ponerte un ejemplo, imagínate que tu dieta diaria debe de ser como una pirámide invertida. Según avance el día, debemos ir comiendo de más, a menos. Por ejemplo, seas chico o chica, un buen desayuno debe de tener, como mínimo, 400 kcal para una chica y 500 o 600 para un chico de complexión normal. Y por ende, la comida de media mañana o el almuerzo, deberá tener algo menos, y así, según avance el día, ir reduciendo progresivamente.

El resultado será que cuando acabemos el día, nuestro consumo calórico habrá sido reducido hasta tal punto, que no tendremos hambre, y necesitaremos exactamente lo justo.

Compartir en Google Plus

Acerca de Daniel

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz