Europa: se autoriza un fármaco contra el alcoholismo

La Comisión Europea ha autorizado la comercialización de un nuevo fármaco, llamado ‘Nalmefeno‘, que en diciembre había sido aprobado por la Agencia Europea del Medicamento (EMA), cuyo fin es el ayudar a combatir la adicción al alcohol. En concreto, este medicamento “ofrece un nuevo enfoque terapéutico para el tratamiento de los adultos con dependencia alcohólica que tienen un nivel de consumo de alto riesgo“.

Así se explicó desde la compañía Lundbeck, que lo comercializará como ‘Selincro’. Según se informó, en los ensayos clínicos realizados al momento, sobre una base de 2.000 pacientes se constató que “redujo el consumo de alcohol en un 60 por ciento de los enfermos después de seis meses de tratamiento” y en un 40 por ciento al finalizar el primer mes.

Estas cifras son más que esperanzadoras, y una vez se acuerde sobre el precio y reembolso, se espera ‘Selincro’ ya esté disponible para la venta “a mediados de 2013 en los primeros mercados, y en 2014 en España“.

Si bien existe otro tratamiento similar (antagonista de los opiáceos), que se aprobó en los Estados Unidos y Rusia hace años, está muy alejado de este último fármaco, ya que en este caso previo se trata de una inyección intramuscular de naltrexona que se coloca una vez al mes (Vivitrol).

En el caso de ‘Nalmefeno’, no sólo no es inyectable, sino que es la primera opción aprobada en Europa contra el alcoholismo.

Por eso esta noticia supone una importante innovación en la terapia de estos pacientes. Va a cambiar el tipo de tratamiento (ahora basado sólo en apoyo psiquiátrico), y va a reducir la posibilidad de recaídas y a disminuir el daño del propio consumo“, destacó Julio Bobes, presidente de Socidrogalcohol, catedrático de Psiquiatría y jefe de servicio de Psiquiatría del área sanitaria de Oviedo.

Actualmente, la dependencia del alcohol está considerada “como un problema de salud pública con consecuencias perjudiciales a nivel físico, mental y social“. En España, se cree que hay cerca de 200.000 personas que padecen alcoholismo.

Este modulador único del sistema opioide de doble acción “actúa sobre el circuito de recompensa del cerebro, que está mal regulado en los pacientes con dependencia del alcohol“, explicaron los responsables. Por ello, se deduce que el fármaco “reduce el deseo de beber alcohol“, sostuvieron.

No obstante, el nuevo concepto terapéutico ofrecido por Lundbeck “incluye apoyo psicosocial mantenido centrado en la reducción del consumo de alcohol y en la adherencia al tratamiento“. A ello se le suma la toma de un comprimido diario cuando el paciente sienta que existe el riesgo de beber, aunque “ha sido desarrollado para su uso en función de las necesidades del paciente“, se explicó.

 

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz