Estudios relacionan obesidad y diabetes 2 con el sistema inmunológico

master-of-science

Por primera vez, se ha relacionado a la obesidad y la diabetes con un mal funcionamiento del sistema inmunológico, según publicó la revista Nature. En una serie de pruebas hechas con ratones se halló que las células T -las cuales sólo se pensaba que regulaban otras células inmunes- también actúan de enlace entre el sistema metabólico y el inmunológico.

Los investigadores estudiaron el tejido adiposo, en donde también hay presentes células del sistema inmunológico que forman en realidad un delicado engranaje. Si bien hasta el momento se pensaba que estas células T sólo controlaban a los linfocitos T -garantizando que éstos atacasen y eliminasen a los patógenos-, ahora se ha comprobado que su acción va más allá.

La ausencia de estas células en los obesos estaría también relacionada con el desarrollo de la diabetes tipo 2: “La presencia de estas células en el tejido adiposo de los individuos más delgados los protege contra la diabetes tipo 2 y la resistencia a la insulina“, afirmó Laura Herrero, del grupo de investigación de Regulación Génica de la Oxidación de ácidos grasos de la Universidad de Barcelona.

El motivo principal de esto es que la ausencia de células T incide también en la respuesta inflamatoria: “hemos descubierto que otro tipo de células inmunológicas inflamatorias, los macrófagos, están inversamente relacionadas con estas células“.

Es decir que “mientras que el tejido adiposo de un individuo obeso y diabético está lleno de macrófagos inflamatorios y casi sin células T, en el tejido adiposo de un individuo con peso normal la situación es contraria“, explicó Herrero. En resumen, los expertos consideran que la inflamación causada por los macrófagos provoca resistencia a la insulina y que, por lo tanto, las células T reguladoras son las encargadas de mantenerlos a raya en el tejido adiposo normal, previniendo así la inflamación.

Estos resultados aportan nuevos enfoques terapéuticos ante la obesidad y la diabetes, potenciando las propiedades antiinflamatorias de las células T y de los mastocitos. De hecho, en otro de los estudios que publicó Nature, los investigadores han administrado dos medicamentos que se utilizan para tratar la alergia a ratones obesos y con diabetes tipo 2. Así, lograron reducir tanto su peso como la resistencia a la insulina.

El punto de vista cambia por que, hasta el momento se creía que la diabetes de tipo 2 era una enfermedad estrictamente metabólica y que se presentaba porque las células se iban volviendo “sordas” ante las señales de la insulina y perdían su capacidad para metabolizar la glucosa. Estos resultados han demostrado que en estos casos el sistema inmunológico también interviene.

Diane Mathis, de la Escuela de Medicina de Harvard, concluyó con las siguiente frase sobre este nuevo enfoque necesario: “parece que vamos a presenciar la emergencia de una nueva disciplina biomédica: inmunometabolismo“.

Vía Elpais.com

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz