Estudio: una forma específica de vitamina E mejoraría la función vascular tras el cigarrillo

Ya sabemos que una de las mejores decisiones que podemos tomar por nuestra salud es dejar de fumar (si tenemos el hábito). Un reciente estudio norteamericano encontró que el tomar un suplemento específico de vitamina E podría acelerar los beneficios que se dan en la salud tras el abandono del tabaco.

Se trató de un estudio realizado a pequeña escala por la Universidad Estatal de Ohio, cuyos resultados fueron presentados recientemente en unas jornadas científicas celebradas en la ciudad. En concreto, se halló una mejora en la función de los vasos sanguíneos de los ex fumadores que ingerían el agregado de vitamina E en comparación con quienes no lo hicieron, que se tradujo en una reducción del 19 por ciento en el riesgo futuro de enfermedad cardiovascular.

Para llegar a esta conclusión, se convocó a un grupo de voluntarios fumadores que suspendieron el cigarrillo por unos siete días, y a algunos de los cuales se les suministró una dosis de la forma gamma – tocoferol de vitamina E, mientras que al resto, un placebo.

A todos los participantes (con 30 años como fumadores, en promedio) se les tomaron datos de los marcadores sanguíneos de la inflamación y la función de los vasos sanguíneos, antes y después del examen.

Tras la semana libre de tabaco, los participantes registraron un incremento en su función vascular de una media de 2,8 por ciento, pero los que además habían tomado la dosis de vitamina E mostraron una mejora extra del 1,5 por ciento.

Aunque estos cambios en la función vascular podrían parecer pequeños, existe anterior evidencia que demuestra sus beneficios: por cada aumento del 1 por ciento en la función vascular, el riesgo de desarrollar enfermedad cardíaca a futuro cae en un 13 por ciento.

Vale destacar que el suplemento empleado en el estudio no es el mismo que se puede encontrar en cualquier tienda de vitaminas, sino que se trata de una  de estructura química distinta a la vitamina E tradicional, que pertenece a una variedad llamada “tocoferoles”

Los investigadores utilizaron una variedad conocida como gamma-tocoferol que, aunque considerada “segura”, habría que determinar a futuro su seguridad a largo plazo si se la tomase como vía alternativa para mejorar la función cardiovascular tras el tabaquismo, según coincidieron los expertos.

Entre las fuentes naturales de este tipo de vitamina E se incluyen la soja, la canola y otros aceites vegetales, además de frutos secos como los pistachos

, nueces, cacahuetes y anacardos (castañas de cajú).

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz