Estudio: un tipo de ácido graso presente en los lácteos podría ayudar a prevenir diabetes 2

Según una investigación realizada en Estados Unidos, las personas que consumen alto nivel de grasa proveniente de productos lácteos podrían tener más baja probabilidad de desarrollar diabetes con el paso de los años. De todos modos, los investigadores aclararon que aún es muy pronto para recomendar el consumo de leche y derivados enteros en vez de desnatados.

En concreto, el trabajo se centró en el estudio de 3.700 adultos del país norteamericano, y se concluyó que aquellos que presentaban mayor concentración en sangre de un ácido graso llamado transpalmitoleico tenían hasta un 60 por ciento menos de riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 en los siguientes 20 años.

De los más de 700 participantes con los más altos niveles en sangre este ácido, 38 desarrollaron diabetes, comparado con 94 de los más de 700 que presentaban un nivel mucho más inferior.

En específico, y tras considerar otros factores que podían estar relacionados, los investigadores hallaron que los sujetos que conformaban el 20 por ciento con mayor concentración del ácido graso en sangre tenían un 62 por ciento menos de riesgo de desarrollar el desorden metabólico en contraste con el 20 por ciento con el nivel más inferior.

Este ácido graso transpalmitoleico integra la categoría de grasas trans dañinas para el corazón, sólo que es una grasa natural a diferencia de las presente en los alimentos procesados, como pueden ser las galletitas.

Y hasta el momento, como bien se destacó desde el grupo científico responsable de este estudio, la ciencia no ha podido asociar las grasas trans naturales de los lácteos con el aumento del riesgo cardíaco.

De todos modos, y más allá de estos hallazgos, los investigadores no pierden de vista que los lácteos enteros contienen más nivel de colesterol LDL o “malo” y grasas saturadas, además de aportar más calorías, todos factores que podrían favorecer el desarrollo de trastorno cardiovascular.

En este sentido, el doctor Dariush Mozaffarian, profesor asociado de la Escuela de Salud Pública de Harvard, aseguró que “no hay que modificar las recomendaciones alimentarias a partir de un solo estudio”.

Sin embargo, calificó a estos resultados publicados en Annals of Internal Medicine de “excitantes” y añadió que merecen más estudios.

Vía Yahoo.com.ar

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz