Estudio sueco vincula contaminación sonora con mayor riesgo de hipertensión arterial

Un nuevo estudio sueco volvió a vincular la contaminación sonora propia de las grandes ciudades con un mayor riesgo de sufrir hipertensión arterial.

Si bien la contaminación acústica también es nociva para la salud, hoy en día se emplean más recursos en combatir otro tipo de contaminación, como la ambiental, por lo que no se realizan tantas medidas para reducirla y está en claro ascenso.

Según se calcula, cerca de la mitad de la población europea vive sometida a un nivel de ruido superior al saludable. Aún más, la noche -momento en que se supone el tráfico vehicular es menor y así también la contaminación sonora- tampoco es mucho mejor.

Es que de acuerdo a datos estadísticos, un 30 por ciento de los ciudadanos no pueden dormir por los ruidos molestos, a tal punto, que los sonidos superan los 55 dB(A), medida máxima recomendada por la Organización Mundial de la Salud.

Lo cierto es que para realizar el trabajo, el grupo de investigadores suecos liderados por Theo Bodin, realizó entrevistas a unas 27.963 habitantes del sur del país, al tiempo que se les consultó para saber qué tan lejos vivían de avenidas o calles ruidosas.

De este modo, y tras contrastar todos los datos disponibles, los expertos pudieron determinar que los que vivían en un entorno con más contaminación acústica eran más propensos a sufrir de hipertensión.

Bodin explicó: El sonido del tráfico es la fuente de ruido más importante, y los efectos físicos de la contaminación acústica pueden ir desde cambios en la presión arterial y el ritmo cardíaco hasta un aumento de los niveles de las hormonas del estrés, todas consecuencias indeseadas sobre la salud.

Finalmente, los autores detallaron que la exposición a ruidos por encima de los 60dB (A) está vinculado a una presión arterial superior a lo normal en personas jóvenes y de la mediana edad.

De aquí que la contaminación sonora también se deba incluir como factor de riesgo para desarrollar enfermedades cardiovasculares, como un ataque al corazón o un infarto cerebral, concluyeron los investigadores.

Vía Yahoo

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz