Estudio: el sol provocaría adicción

sol

Estamos en verano y nada más lindo que disfrutar del día libre y del sol. No obstante, no hay que descuidar el cuidado de la piel para evitar quemaduras o, en casos más graves, cáncer de piel.

Según advierten especialistas, el sol es tan adictivo para muchos porque la exposición crónica genera endorfinas, que actúan sobre el organismo de manera similar a la heroína y medicamentos relacionados.

Un estudio publicado recientemente en la revista Cell ha revelado que la exposición crónica a los rayos ultravioletas provoca la liberación de endorfinas, llas llamadas “hormonas del bienestar“, que actúan de la misma manera que algunas drogas.

Aunque parezca una comparación un tanto excesiva, los autores aseguran que ésta podría ser la explicación por qué muchas personas no pueden dejar de tomar sol, aunque conozcan los riesgos de su abuso.

Esta información podría servir como un medio valioso para educar a las personas para reducir la excesiva exposición al sol con el fin de limitar el riesgo de cáncer de piel, así como el envejecimiento prematuro de la piel que se produce con la repetida exposición al sol“, destacó el autor principal del estudio, David Fisher, del Hospital General de Massachusetts y la Universidad de Harvard (Estados Unidos).

Para llegar a estas conclusiones, Fisher y su equipo expusieron a roedores afeitados a la luz de los rayos ultravioleta durante seis semanas y encontraron que los niveles de endorfinas en el torrente sanguíneo aumentaban a lo largo de una semana.

Después del mes y medio, el tratamiento con un fármaco de bloqueo opiáceo provocó síntomas de abstinencia, incluyendo sacudidas, temblores y castañeteo de dientes en los ratones que habían sido expuestos a la luz ultravioleta.

Como resultado, estos ratones evitaron los lugares en los que habían recibido el fármaco, lo que sugiere que la exposición a los rayos ultravioleta produce dependencia física y comportamiento adictivo.

Es sorprendente que genéticamente estamos programados para volvernos adictos a algo tan peligroso como la radiación ultravioleta, que es probablemente el carcinógeno más común en el mundo“, afirmó al respecto Fisher.

Sospechamos que la explicación implica la contribución de los rayos ultravioleta a la síntesis de la vitamina D en la piel. Sin embargo, en la actualidad, hay fuentes mucho más seguras y más fiables de vitamina D que no vienen con un riesgo cancerígeno, por lo que hay un valor real para la salud de evitar la luz solar como fuente de vitamina D“, concluyó.

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz