Estudio sobre universitarios españoles: cada vez tendrían mayores problemas relacionados con la alimentación

Según un estudio español, los jóvenes y universitarios tienen cada vez peores hábitos alimenticios y llevan adelante una dieta insuficiente o inadecuada: la insatisfacción de la propia imagen corporal, la dieta poco saludable y otros factores asociados con un miedo a ganar peso, son algunos de los puntos concluidos más destacados del trabajo publicado en “The Spanish Journal of Psychology“.

Los doctores Ana Rosa Sepúlveda, José Antonio Carrobles y Ana Gandarillas de la Facultad de Psicología de la Universidad Complutense de Madrid, investigaron los hábitos y patrones alimentarios de unos 2.551 universitarios, y los diferenciaron según el género (67,3 por ciento de mujeres y 31,3 por ciento de hombres).

Los autores centraron sus esfuerzos en detectar posibles desórdenes alimenticios: la prevalencia de patrones alimentarios no saludables relacionados con un trastorno del comportamiento alimentario fue del 14 por ciento en varones y del 20 por ciento en mujeres.

En el caso de las mujeres se registraron problemas vinculados con una alimentación no adecuada como la depresión, dimensión paranoica, insatisfacción corporal y el hábito de llevar dieta continua.

En los varones, la dieta, la insatisfacción corporal y la sensibilidad interpersonal estaban relacionados con un mayor riesgo de presentar patrones de alimentación no saludables.

Pero aún  más, el equipo encontró que los hombres son cada vez más sensibles a la crítica social, lo que hace más vulnerables ante las normas sociales de delgadez y del culto al cuerpo.

La doctora Sepúlveda, coordinadora de la Consultoría sobre Problemas de Autoimagen y Hábitos de Alimentación en el Centro de Psicología Aplicada de la Universidad Autónoma de Madrid, dijo al respecto que “es necesario investigar los mecanismos concretos por los que las conductas y actitudes de riesgo, tales como la dieta o la insatisfacción corporal, pueden facilitar el desarrollo posterior de un trastorno alimentario durante la formación académica”.

Dentro de las conclusiones se incluyó la idea de que las conductas no saludables, como los hábitos alimentarios trastocados, tienden a afectar a grupos vulnerables específicos.

La relación entre la dieta y la posterior aparición de ingesta compulsiva, de una conducta extrema para controlar el peso y otros trastornos alimentarios, sugieren que la dieta puede ser el primer paso hacia una conducta alimentaria alterada más grave.

Vía Elmundo.es

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz