Estudio relaciona la falta de sueño con la alteración de la función vascular

Ya hemos hablado en Vitadelia de la importancia de dormir bien, lo que es tan importante para el organismo y las funciones vitales como el comer y el beber. La cuarta pata de la buena salud y el bienestar sería ya la actividad física.

Un nuevo estudio realizado por la Universidad de Birmingham (Reino Unido) ha demostrado que dormir menos de lo que fisiológicamente nuestro cuerpo necesita (un mínimo de siete horas) durante dos noches consecutivas lleva a una alteración de la función vascular y en el control de la respiración.

De mantenerse esta tendencia, la salud vascular podría verse comprometida con el paso del tiempo.

Para llegar a esta conclusión, un grupo de expertos de dicha universidad trabajaron con ocho voluntarios adultos, de entre 20 y 35 año de edad, y sanos.   Se les indicó que tras dormir bien una primera noche (ocho horas), se fuera restringiendo el sueño, con cuatro horas por jornada durante las tres noches siguientes, en consecutivo.

Después de las dos primeras noches de sueño restringido, los investigadores observaron una reducción significativa de la función vascular en comparación con lo que se había registrado tras las noches de sueño suficiente.

Sin embargo, después de la tercera noche de restricción del sueño, la función vascular regresó a la línea base, muy posiblemente como respuesta de adaptación a la pérdida aguda del sueño, explicó el director del estudio, Keith Pugh.

Finalmente, se culminó la prueba con cinco noches seguidas de diez horas de descanso, y tras completar las mismas pruebas, se observó que la función vascular y el control de la respiración -que también se había alterado- volvieron a la normalidad.

Según el responsable del trabajo, los resultados podrían sugerir la existencia de un mecanismo que vincula la falta de sueño con la enfermedad cardiovascular.

Si la pérdida aguda del sueño se produce repetidamente durante un largo período de tiempo, entonces la salud vascular podría estar aún más comprometida y, finalmente, mediar en el desarrollo de la enfermedad cardiovascular“, explicó.

De similar modo, la pérdida de control de la respiración podría tener un importante papel en el desarrollo de la apnea del sueño, que también se ha relacionado con la enfermedad cardiovascular.

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz