Estudio: niños de madres fumadoras, más proclives al uso de fármacos antidepresivos y estimulantes

Los niños cuyas madres fumaron durante la gestación son más propensos a terminar usando medicamentos como antidepresivos, estimulantes y fármacos que pueden causar adicción, según un estudio finlandés dado a conocer en la última edición del American Journal of Epidemiology.

Este trabajo corroboró que el cigarrillo durante el embarazo puede afectar el desarrollo del cerebro del bebé y potenciar el riesgo de “desarrollo de enfermedades psiquiátricas tanto leves como graves“, como bien destacó su investigador principal, Mikael Ekblad, del departamento de Pediatría del Hospital Universitario de Turku.

Para su investigación, Ekblad y sus compañeros recabaron datos de 175.000 niños nacidos en Finlandia entre los años 1987 y 1989 a cuyas madres se les había consultado sobre si fumaban o no durante la gestación. Los profesionales compararon estos registros con una base de datos nacional de medicamentos cubiertos por la seguridad social prescritos entre 1994 y 2007, cuando los niños tenían entre cinco y 20 años.

De este modo, los investigadores pudieron comprobar que uno de cada 11 niños se les había prescrito algún fármaco psiquiátrico en algún momento durante ese período, incluidos medicamentos contra la ansiedad, antipsicóticos, antidepresivos, estimulantes y medicamentos que pueden generar adicción.

En específico, el ocho por ciento de los niños y adolescentes de madres no fumadoras durante el embarazo recibió al menos uno de esos fármacos durante el período de estudio frente al 11 por ciento de los hijos de madres que fumaban menos de 10 cigarrillos al día, y al 14 por ciento de los que eran hijos de mujeres que consumían más de 10 al día durante el embarazo.

El estudio es totalmente coherente con la literatura de investigación creciente sobre los efectos de la exposición prenatal y pasiva al humo en la salud mental de los niños“, explicó Michael Weitzman, del Centro Médico de la Universidad de Nueva York (Estados Unidos), profesional que aunque no participó del estudio es experto en la temática.

De todo modos, vale mencionar que los investigadores no tienen claro “cómo puede afectar el hecho de que las madres fumen al crecimiento del bebé o a su cerebro. Es posible que la nicotina pueda afectar al desarrollo del cerebro o que el acceso de oxígeno durante el embarazo se reduzca por el humo del tabaco“.

Finalmente, el trabajo puede tener sus limitaciones ya que los investigadores no pudieron tampoco saber si las madres habían tomado medicamentos psicotrópicos, alcohol o drogas ilícitas durante la gestación de sus hijos.

Vía Europapress

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz