Estudio: Mandar los pequeños a la guardería podría reforzar su sistema inmune en el mediano plazo

Si bien muchos padres piensan dos veces en enviar sus hijos a la escuela infantil, ante el miedo de “contagios” e infecciones, sin embargo, y según un estudio canadiense, no habría nada como mandar a los pequeños a la guardería antes de los dos años y medio para que -además de sociabilizar-, su sistema inmune se fortalezca.

Sylvana Côté, del Hospital Ste-Justine y de la Universidad de Montreal en Quebec (Canadá) y su equipo han alcanzado esta conclusión tras realizar un estudio con menores, de cero a ocho años.

“Que sepamos, nuestro trabajo es el primero que analiza de forma prospectiva la asociación entre la asistencia a la guardería y tres tipos de infecciones (respiratorias, de oído y gastrointestinales) desde la etapa preescolar a primaria”, escribieron los investigadores en la última edición de “Archives of Pediatrics and Adolescent Medicine“.

El equipo estudió y siguió durante casi ocho años a 1.238 familias canadienses con hijos recién nacidos en 1998. De este modo, desde los cinco meses al octavo año de vida de los niños, las madres fueron informando la frecuencia con la que sus hijos enfermaban en tres etapas (la preescolar, antes de los 2 años y medio, entre los 3 y medio y los 4 y medio, y durante la escuela primaria, hasta los 8 años).

Las conclusiones más significativas fueron que si bien los menores de dos años y medio que asisten a guardaría sí padecen más infecciones respiratorias y de oído, la incidencia de estas enfermedades en la escuela primaria es menor en comparación con los pequeños que lo hicieron.

“El riesgo de padecer del oído o una gripe de los pequeños que crecen en guarderías es menor cuando entran en la escuela primaria que el que tienen los niños que se han criado en casa”, se aseguró.

Sin embargo, los autores reconocieron que tal relación no se halló en lo relativo con las infecciones gastrointestinales, en ninguno de los periodos analizados.

De todos modos, los investigadores apuntaron que estas conclusiones pueden ser “tranquilizadoras para los padres que deciden llevar a sus hijos a la escuela infantil, porque su inscripción temprana no tiene efectos sobre su salud posterior, al menos en lo que se refiere a las infecciones de oído, respiratorias o gastrointestinales”.

Es más, “incluso pueden obtener una protección contra estas patologías durante los años escolares en los que el absentismo por enfermedad tiene consecuencias más importantes en la adaptación y el rendimiento escolar”, concluyeron los autores.

Vía Elmundo

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz