Estudio: la actividad física reduciría la presión arterial por las noches

caminar

La hipertensión sigue siendo una de las primeras causas de muerte en todo el mundo, ya que además de los riesgos que conlleva hay un gran desconocimiento por parte de muchos que la padecen, quienes lo ignoran, de aquí la importancia de tomarse la presión arterial de manera regular.

Un nuevo estudio realizado por investigadores de la Universidad de Salamanca ha concluido que la práctica de ejercicio físico, de forma frecuente, reduce la presión arterial en horas de la noche, según se publicaron recientemente los resultados en la revista American Journal of Hypertension.

El trabajo se emprendió con el objetivo de ver la relación entre la actividad física y el patrón circadiano de la presión arterial, que va variando ligeramente durante la jornada, según explicó Luis García Ortiz, profesor de la Facultad de Medicina de la Universidad de Salamanca.

Esta disminución nocturna “es un factor protector frente a eventos cardiovasculares, pero a un porcentaje alto de pacientes no les baja la presión arterial por la noche y estas personas tienen un riesgo mayor“, añadió.

De hecho, según explicaron los expertos, cuando las arterias están más envejecidas el patrón circadiano, que hace referencia a la evolución de esta medida a lo largo del día, suele ser peor.

En el estudio se contó con la participación de 1.345 pacientes, no sólo de Salamanca, sino también de otras regiones como Valladolid, Barcelona, Cuenca, Bilbao y Zaragoza, de entre 20 y 80 años de edad, sin problemas cardiovasculares previos.

La actividad física fue medida a través de dos vías: una, por intermedio de un cuestionario en el que se les preguntó cuánto ejercicio semanal habían hecho la semana anterior, y la segunda, ya empírica, que consistió en colocar un acelerómetro durante una semana en el cinturón de cada participante, para así ir midiendo la actividad física que iba realizando.

Además, dividieron la intensidad del ejercicio en tres categorías: poca, moderada y mucha. Esta clasificación ha sido muy significativa para los resultados, ya que sirvieron para comprobar que a más actividad física, más intensa, más bajaba la presión arterial por las noches.

Estos sujetos tienen un 50 por ciento más de probabilidades de que su patrón circadiano sea el adecuado con respecto a los que no realizan actividad física“, apuntó Luis García Ortiz, ya que el patrón circadiano “tiende a descender más en los sujetos que hacen más ejercicio físico, sobre todo en la actividad moderada e intensa, ya que en la actividad ligera no hay gran diferencia“, indicó.

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz