Estudio: factores desencandenantes de infarto de miocardio

El infarto de miocardio es uno de los trastornos más extendidos en el globo, y los factores que pueden desencadenarlo son variados, e incluso muchas de las actividades cotidianas pueden aumentar este riesgo.

El tráfico pesado de nuestros días, la contaminación atmosférica, el abuso del café y/o alcohol, o el tener un trabajo muy estresante son factores que pueden incrementar las posibilidades de sufrir un infarto de miocardio.

En un artículo editado en el último número de la revista especializada “The Lancet” se compartieron los resultados de un reciente estudio realizado por un equipo del Centre for Environmental Sciences de la Hasselt University (Bélgica), en el cual se analizaron los datos de unos 36 estudios que buscaban cuáles eran los desencadenantes de ataques cardíacos.

De todos los factores, el más relevante resultó ser la contaminación atmosférica, ya que se le atribuyó un 7,4 por ciento de los trastornos coronarios. Varios trabajos anteriores han advertido sobre el riesgo que la polución ambiental tiene sobre la salud cardíaca, e incluso, la Organización Mundial de la Salud (OMS), la ubica en el decimotercer lugar entre las causas de mortalidad más frecuentes del mundo.

Si bien la contaminación ambiental está compuesta por una gran mezcla de sustancias, las llamadas “partículas ultrafinas” serían las más perjudiciales: una exposición sostenida a ellas se la ha vinculado al infarto, así como al accidente cerebrovascular y a la descompensación de la insuficiencia cardiaca.

Entonces, en resumen, de la investigación belga se desprendió que los factores  más importantes que aumentan el riesgo coronario son: como se dijo, la contaminación urbana (7,4 por ciento), los esfuerzos físicos intensos (6,2 por ciento), el consumo de alcohol (5 por ciento) y el de café (5 por ciento).

Así también, las emociones negativas intensas (3,4 por ciento) son un factor de riesgo, las comidas copiosas (2,7 por ciento) o incluso la actividad sexual (2,2 por ciento).

De todos modos, vale destacar con respecto a lo último, al sexo y a la actividad física intensa en general, que si bien son factores que se los relaciona con un mayor riesgo de infarto si se trata de personas con vida sedentaria, por el contrario, si el individuo realiza ejercicio de forma habitual el riesgo de un trastorno cardíaco es mucho menor.

Vía Consumer

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz