Estudio: los envases de los alimentos y sustancias potencialmente peligrosas

Consejos para preparar tu vianda 1

Científicos suizos realizaron un estudio para determinar la permanencia y el nivel de compuestos químicos potencialmente peligrosos presentes en los recipientes de comida que se están utilizando, de manera legal. Se detectaron 175 sustancias, como los ftalatos (que se añaden a los plásticos para lograr mayor flexibilidad), de riesgo potencial.

Según se publicó en la revista especializada Food Additives and Contaminants, tanto los ftalatos como los parabenos son de las sustancias que más preocupación generan. Así también las benzofenonas y el bisfenol A (empleado para la fabricación de plásticos). Se trata de disruptores endocrinos con la capacidad de alterar el sistema hormonal humano y de afectar a la salud.

El año pasado, la Organización Mundial de la Salud (OMS) alertaba sobre el aumento de la exposición a la que estamos sometidos (por su presencia en pesticidas, productos de cuidado personal y cosmético, electrónica, así como aditivos o contaminantes en los alimentos) y el riesgo que podría conllevar para la salud.

La literatura científica habla de un incremento problemas de fertilidad, malformaciones genitales, alteraciones tiroideas en niños, problemas con el sistema inmune, nacimientos prematuros, cáncer de mama, ovarios, próstata o testículo, obesidad, diabetes o trastornos del desarrollo intelectual y déficit de atención, entre otros problemas.

Aunque las dosis que se identifican en esta investigación de las 175 sustancias químicas, dicen los autores, “son muy bajas, su toxicidad puede verse incrementada por la presencia de otros componentes tóxicos“, contó Jane Muncke, una de las investigadoras que participaron en el trabajo.

Una idea que también remarca Nicolás Olea, director del Instituto de Investigación Biosanitaria de Granada: “Existe sospecha confirmada en animales del efecto cóctel, es decir, del efecto sobre el sistema hormonal que tienen los niveles bajos de múltiples componentes“.

Hay más de 6.000 sustancias que pueden entrar en contacto con los alimentos durante su manipulación y almacenamiento.

Son una posible fuente de contaminación, ya que pueden migrar del material a la comida“, señalaron los autores de la investigación. Teniendo en cuenta que algunos componentes químicos se han vinculado con serios problemas de salud, “queríamos comprobar cuáles de las sustancias que se utilizan en la práctica común de la industria alimentaria (declaradas en listas europeas y estadounidenses) también forman parte de un índice oficial de químicos preocupantes e incluso muy preocupantes”.

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz