Estudio encuentra relación entre el aceite de oliva y la salud ósea

Siempre se está recomendando el consumo de aceite de oliva, por sus múltiples beneficios sobre la salud. Una reciente investigación española ha sumado otra buena razón más: el uso diario de este aceite contribuiría en la salud ósea y evitaría su deterioro. Además, este trabajo ha servido también para constatar que esta sustancia fomenta la producción de insulina por parte del páncreas, lo que ayudaría en la prevención de la diabetes.

Si bien ya se sugería que la dieta mediterránea era una buena aliada de la salud ósea, ya que los países más apegados a ellas tienen un menor riesgo de osteoporosis, es la primera vez que se realiza un ensayo clínico a gran escala para demostrar esta vinculación positiva, y se determina cuáles de los alimentos son los más protectores en este sentido.

Se trató del estudio PREDIMED (acrónico de “Efectos de la dieta mediterránea en la prevención primaria de la enfermedad cardiovascular”), que se inició a fines de 2003 con 7.400 participantes, y cuyo objetivo era conocer, mediante un gran ensayo clínico aleatorizado, si la dieta mediterránea, suplementada con aceite de oliva y/o con frutos secos, era preventiva en relación con la aparición de problemas cardiovasculares, en comparación con una dieta que sólo fuese baja en grasas.

Lo cierto es que este estudio ha permitido ya varias conclusiones: desde su efecto sobre el nivel de colesterol hasta su influencia sobre el peso corporal, todos datos interesantes. Los resultados han salido publicados en la revista “Journal of Clinical Endocrinology and Metabolism” (JCEM).

Aunque diferentes estudios experimentales ya habían relacionado en el laboratorio la ingesta de aceite de oliva con la prevención de osteoporosis, este es el primer estudio aleatorizado que demuestra que el aceite de oliva preserva el hueso, al menos eso es lo que nos dicen los datos de diferentes marcadores sanguíneos de formación de hueso, como la osteocalcina“, explicó al respecto José Manuel Fernández-Real, doctor del departamento de Diabetes, Endocrinología y Nutrición del Hospital Dr. Josep Trueta de Gerona y principal autor de este trabajo.

En una fase, se trabajó con los datos de 127 hombres de 55 a 80 años, a quienes se les siguió durante dos años. Los participantes presentaban un diagnóstico de diabetes tipo 2 y alguno de los siguientes factores de riesgo: hipertensión, dislipemia o antecedente familiar de enfermedad cardiovascular precoz.

De forma aleatoria, se les fue asignando los siguientes regímenes alimentarios: asignados a uno de los siguientes grupos dietéticos: dieta mediterránea con un aporte extra de nueces, dieta mediterránea con un aporte extra de aceite de oliva virgen (de 20 a 30 ml diarios sobre su ingesta habitual de aceite) o una dieta reducida en grasas.

A los dos años, los investigadores pudieron comprobar que quienes habían tomado el extra de aceite de oliva virgen presentaban un aumento significativo de la concentración total de osteocalcina y de otros marcadores de formación ósea. En el resto de participantes, en cambio, no se observó ningún cambio en estas proteínas.

Así también, se halló que el aceite de oliva contribuía en “la preservación de la regulación de insulina pancreática“, lo que es “muy importante porque tanto esto como el aumento de osteocalcina están relacionados con un menor riesgo cardiovascular“, informó Fernández-Real.

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz