Estudio: El estrés en el embarazo podría aumentar riesgo de asma y alergias en los bebés

Que el estrés puede hacer estragos sobre los humanos ya es sabido, así también sobre las mujeres embarazadas: además de aumentar el riesgo de tener un parto prematuro o de sufrir aborto, de hipertensión -lo que es muy peligroso durante la gestación-, y de que el bebé tenga bajo peso al nacer o retrasos en su desarrollo, también incrementaría el riesgo de asma y alergias en los bebés cuando se tornan mayores.

Este grupo de investigadores analizó las diferencias en los marcadores inmunes en la sangre del cordón de bebés nacidos de madres que habían tenido su gestación en torno a ambientes muy estresantes y de madres con niveles reducidos de estrés y descubrieron importantes diferencias en patrones que podrían estar asociados con el riesgo de asma en años posteriores de la vida.

De acuerdo a lo explicado por Rosalind Wright, del Hospital Brigham y las Mujeres y responsable del trabajo, “este es el primer estudio en humanos que muestra que un mayor estrés durante el embarazo en una minoría de mujeres está asociado con diferentes patrones de producción de citoquinas en la sangre del cordón ante varios estímulos ambientales en relación con bebés nacidos de madres menos estresadas”.

Si bien ya existía evidencia de esta relación, pero en animales, es éste el primer trabajo que la encuentra en los seres humanos.

Luego, los expertos siguieron su investigación y reclutaron futuras madres en varias ciudades estadounidenses, como Boston, Baltimore, Nueva York y Saint Louis. Sus familias pertenecían a grandes minorías étnicas y el 20 por ciento de ellas vivían en condiciones muy humildes, casi de pobreza. Además, la madre o padre de cada bebé en gestación tenía un antecedente de asma o alergia.

Un total 557 familias respondieron a cuestiones sobre situaciones estresantes en su hogar. Cuando los bebés nacieron se tomaron muestras de sangre de su cordón y se estimularon células inmunes aisladas con varios factores, como alérgenos y estimulantes virales y bacterianos: al analizar los patrones de citoquinas relacionados con ciertos estimulantes se encontró que diferían según el nivel de estrés de sus madres.

Según indicó Wright, los patrones de citoquinas observados en los grupos sometidos a alto nivel de estrés, que indican cómo funciona el sistema inmune del bebé al nacer, podrían ser un marcador del mayor riesgo de desarrollar asma y alergia a medida que los pequeños van creciendo.

“Los descubrimientos actuales sugieren que el estrés psicológico participa en la programación de la respuesta del sistema inmune de los bebés y que esta influencia comienza durante el embarazo”, concluyó Wright.

Vía 20minutos.es

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz