Estudio: El dormir mal o poco, no se vincularía con una ganancia de peso

problemas para dormir

Ya es sabido que un óptimo descanso, con las horas mínimas de sueño necesarias (de 7 a 8, cuanto menos) para que el cuerpo y organismo se repongan y carguen energías, es esencial para poder rendir durante la jornada siguiente y tener una salud más sólida.

Por otro lado, siempre se ha creído que si no se duerme bien, o se hace menos horas de las necesarias, esto puede repercutir de forma negativa sobre el peso corporal, en específico, propiciar el aumento de peso. Un reciente estudio norteamericano parece indicar que esta relación no es necesariamente así.

“Pensamos que hallaríamos buena evidencia -dijo a Reuters Health la doctora Diane S. Lauderdale– porque era una idea nueva muy interesante y con algún tipo de fundamento biológico. Pero no lo encontramos“. Un trabajo publicado en el American Journal of Epidemiology, afirmó que falta evidencia para poder vincular, de forma directa, una deficiencia del sueño con la ganancia de peso.

Estos autores han realizado una revisión sobre varios estudios previos, los cuales han utilizado en su mayoría “estimaciones subjetivas e imprecisas de los participantes de la cantidad de horas de sueño nocturno”, ninguna de las cuales podría ser considerada como objetiva y certera.

Este equipo, perteneciente a la Universidad de Chicago, decidió entonces realizar sus propias pruebas de “campo”: para ello, se colocó a poco más de 600 participantes de entre 40 y 50 años un dispositivo de muñeca de seguimiento de los movimientos del sueño, llamado actígrafo, que mide la duración del mismo y su fragmentación o la frecuencia de los despertares nocturnos.

De este modo, los investigadores encontraron que aunque el dormir poco o hacerlo con interrupciones (mala calidad) se asociaba a un IMC (índice de masa corporal) más elevado, no se daba tal relación a posteriori, es decir, no se halló que aquéllos que al inicio del estudio dormían menos horas habían sido más propensos que el resto a engordar en los 5 años que duró el seguimiento.

Otro dato interesante fue que el equipo halló que la asociación entre menos horas de sueño y mayor IMC fue menos fuerte entre los no roncadores y más sólida entre los roncadores.

Vía Reuters.com

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz