Estudio: cómo actúa el zumo de arándanos en la prevención y tratamientos de las infecciones urinarias

Aunque desde hace tiempo se recomienda la ingesta de arándanos y, en específico, de su jugo, para la prevención y tratamiento de infecciones urinarias, un reciente ensayo estadounidense ha desvelado los mecanismo por lo que esta fruta evita la cistitis.

Los resultados de este trabajo fueron presentados recientemente en la última Reunión de la Sociedad Química Americana, y se trató de un ensayo encabezado por Terri Anne Camesano, del Instituto Politécnico Worcester, Estados Unidos, donde se demostró que el zumo de arándanos actúa a nivel molecular.

La cistitis es producida, en la gran mayoría de los casos, por la bacteria “Escherichia coli“, que está presente en los intestinos. Si bien la orina ayuda a eliminar las bacterias de la vejiga, suele haber veces en que éstas proliferan con tanta rapidez que no pueden ser eliminadas en su totalidad y quedan acumuladas en este órgano.

Según explicó el equipo científico, la “E. coli” es capaz de adherirse al tracto urinario y formar delgadas “biocapas” que faciliten que la bacteria se multiplique en el organismo y cause infección. Es aquí, precisamente, donde el jugo de arándanos puede ayudar, ya que tiene la “virtud” de evitar que la bacteria quede adherida a las paredes del tracto urinario.

Gracias a esta acción, las bacterias son eliminadas con más facilidad y eficacia a través de la orina y se reduce significativamente el riesgo de infección (de cistitis).

Los investigadores descubrieron, incluso, que las sustancias protectoras de este jugo son capaces de recubrir el tracto urinario y evitar la formación bacteriana sólo unas ocho horas después de haber sido consumido.

Según la Asociación Española de Urología, las “infecciones urinarias, y más concretamente de las vías bajas no complicadas (cistitis), constituyen, sólo tras las respiratorias, el segundo grupo más importante de infecciones extrahospitalarias y son una causa frecuente de consulta en Atención Primaria”.

De todos modos, la autora principal de este ensayo, manifestó sus “reservas a que los afectados por este tipo de infecciones se ‘autotraten’ y les invita a que consulten con el médico ante la más mínima sospecha”.

“Las infecciones del tracto urinario pueden progresar rápidamente y, de no tratarse con antibióticos, pueden causar una enfermedad grave, especialmente en niños, personas mayores o individuos con problemas crónicos de salud”, recalcó.

Vía Elmundo.es

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz