Estudio analiza cómo el sueño ayuda en el proceso de aprendizaje

dormir

Recuerdo que en mis tiempos de estudiante solía leer antes de ir a dormir, ya que de este modo, retenía y entendía mejor. Seguro que muchos de nosotros hemos pasado por estas experiencias en las que al día siguiente despertabas y, casi como por arte de magia, recordabas mejor tu lección o los conceptos fundamentales.

Varios estudios han analizado y comprobado cómo el dormir ayuda a consolidar el aprendizaje, ya que fija los conocimientos y contribuye así en el proceso de formación intelectual. Pero aún más, no sólo interviene en lo que al intelecto se refiere, sino que también mejora las capacidades motoras del cuerpo.

Hace poco, y con el fin de averiguar porqué y cómo se produce esto, un equipo de investigadores de la Universidad de Brown (EEUU) ha trabajado al respecto y conseguido identificar algunos datos importantes que dan cuenta y explican este proceso.

Esta mejora se asocia con los cambios en las ondas cerebrales que se producen durante el sueño, en particular, en la fase conocida como ‘sueño de ondas lentas‘, una etapa de sueño bastante profundo y que genera una particular actividad en un área del cerebro que ya se había asociado previamente con las habilidades motoras.

Según sus estudios, esta etapa del sueño estaría vinculada con una mayor facilidad en el aprendizaje, ya que el cerebro contaría con una mayor disponibilidad de energía. Además, no hay tantos estímulos que puedan “distraerle” de su objetivo.

Para hacer esta investigación, los expertos realizaron un seguimiento durante cinco días de 15 individuos que debían aprender una determinada secuencia con sus dedos (como si tocasen el piano o escribiesen a máquina) con su mano menos hábil.

Durante el tiempo que duró la investigación, se monitorizó su sueño por intermedio de tres técnicas distintas de análisis cerebral -magnetoencefalograía, polisomnografía y resonancia magnética-, lo que permitió obtener claros datos del proceso.

Las conclusiones más relevantes fueron: tras unas horas de sueño, los participantes mejoraron en velocidad y precisión a la hora de realizar una tarea motora y, según las pruebas de imagen obtenidas, eso se relacionó con cambios en el área motora cerebral, una zona situada en la mitad superior del órgano gris.

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz