Estocadas explosivas: el mejor ejercicio para tus glúteos

Estocadas explosivas: el mejor ejercicio para tus glúteos 1

Las estocadas explosivas deben realizarse paulatinamente. En primer lugar, con el peso del cuerpo, luego, con una mancuernas hasta terminar en la fase superior con barras. Todo este proceso debe estar supervisado por un entrenador.

La mejor forma de hacerlo es de a poco y entrenando a diario para que cada día te salga mejor.

El salto de las estocadas explosivas es un ejercicio que comprende muchos grupos musculares principales del cuerpo. Las dificultades más recurrentes de este ejercicio son el equilibrio y la coordinación, por eso no te preocupes por hacerlo a la perfección las primeras veces, sólo practica con paciencia hasta que salga.

Los músculos utilizados ​​en las estocadas

Los principales grupos musculares que son utilizados durante el ejercicio de las estocadas explosivas son muchos. A continuación te los enumeramos:

1- glúteo mayor,

2- glúteo medio,

3-glúteo,

4- cuádriceps,

5- isquiotibiales,

6- tensor de fascia lata

7- otros músculos flexores de la cadera.

Por otro lado, se hace especial hincapié en los músculos cuádriceps, ya que el control del movimiento se expresa en forma excéntrica y concéntrica.

¿Cómo hacer una estocada explosiva?

Posición inicial:

1- Comienza de pie, con los brazos al costado de tu cuerpo.

2- Un pie debe ir colocado adelante, con la rodilla flexionada y el otro de la misma manera, pero colocando la punta del pie en el piso.

3- Coloca tus manos cerradas como puños a la altura de tu cara, como si fueras a practicar boxeo.

Fase ascendente:

1- Con el pie que está colocado delante de tu cuerpo debes presionar para saltar.

2- Tu rodilla delantera debe extenderse al saltar.

3- Mantén una buena postura del tronco y la cabeza erguida. Aprieta los abdominales.

4- Tu postura debe quedar de la misma manera que al comienzo, pero con las piernas intercambiadas de posición.

5- Las piernas deben hacer cada una el mismo ejercicio.

Fase descendente:

1- Baja lentamente el cuerpo con la otra pierna.

2- Asegúrate de que tengas mucho espacio a cada lado para evitar herir a otros que puedan estar cerca cuando haces este ejercicio.

3- Mantén la cabeza y el tronco en posición erguida.

4- Mantén la zona abdominal apretada.

5- La profundidad del paso debe ser aquella con la que te sientas más cómodo, de esta manera, no perderás el equilibrio con un paso más largo del que puedes hacer.

6- Ten cuidado y no te inclines hacia adelante porque te puede provocar lesiones graves, la postura derecha es la clave en este ejercicio.

Te dejamos un video

Vía: directly.fitness.com

Compartir en Google Plus

Acerca de Daniela Deicas

Comunicadora social, periodista, trabajadora en varios rubros, redactora por naturaleza... Siempre buscando más, de eso se trata.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz