Estados Unidos: estudio vincula la obesidad infantil más con malos hábitos de salud que con la herencia genética

La obesidad infantil es un problema mundial que se expande cada vez más: son muchos los que se cuestionan si se debe a malos hábitos adquiridos, a la propia genética o a ambos factores.

Estados Unidos es uno de los países con mayor índice de obesidad entre su población infantil, por lo que son frecuentes estudios conducentes a encontrar las causas y que buscan posibles soluciones.

Por caso, una serie de exámenes médicos hechos sobre 1.300 alumnos de sexto grado de un programa de salud escolar de Michigan (Estados Unidos) mostró que los pequeños que sufren de obesidad eran también más propensos a consumir la comida que se ofrecía en la escuela en vez que ingerir meriendas preparadas desde casa.

Además, otro factor encontrado y significativo, es que solían mirar televisión o jugar con los juegos electrónicos una media superior a las dos horas diarias, es decir, llevaban un estilo de vida más sedentario.

Estos resultados fueron compilados por el Centro Cardiovascular de la Universidad de Michigan, y apuntaron, en específico, a los malos hábitos de salud como responsables de aumentar esta tendencia de sobrepeso y obesidad en los menores.

En el caso del niño que tiene un enorme peso excesivo podría considerarse el examen genético“, dijo el autor principal del estudio Kim Eagle, cardiólogo y director del Centro Cardiovascular de la UM.

Para el resto, el incremento de la actividad física, la reducción del tiempo de entretenimiento delante de una pantalla y una mejoría en el valor nutritivo de los almuerzos escolares ofrecen una gran promesa para revertir las tendencias actuales de la obesidad infantil“, afirmó el profesional.

Lo cierto es que la obesidad infantil en este país no es problema menor, y sigue su curva ascendente: en niños de 6 a 11 años de edad, ha subido del 6,5 por ciento en 1980 al 19,6 por ciento en 2008.

Puntualmente, según se publicó en la revista especializada American Heart Journal: el 58 por ciento de los niños obesos tenía la costumbre de mirar televisión durante un  mínimo de dos horas, y el 45 por ciento de estos estudiantes obesos comía el almuerzo escolar.

Otro punto significativo fue que, y como era de esperar, el número de menores obesos que hacían ejercicio regular era mucho menor a la cantidad de escolares con peso normal que sí realizaban educación física o eran miembros de algún equipo deportivo.

Finalmente, y ante estos datos, los investigadores concluyeron que la obesidad infantil está más vinculada con el estilo de vida que con la herencia genética.

Vía Yahoo

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz