Espidifen, todo lo que no sabes sobre este analgésico

Caja de Espidifen

¿Cuántas veces un dolor de cabeza ha provocado que nos tengamos que detener a descansar un poco hasta que desapareciera, estropeando así nuestro planning del día? O peor todavía, que en caso de no poder descansar hayamos tenido que aguantar el día a día con ese dolor intenso que puede provocar muy mal humor por culpa de la impotencia que sentimos al no poder ponerle solución. En momentos así muchos lo que hacemos es tomar diferentes analgésicos, como pueden ser las aspirinas, el paracetamol, el gelocatil o el Espidifen, que incluye ibuprofeno. ¿Pero sabemos lo que nos estamos tomando? A veces no tenemos ni idea de qué contiene la pastilla que introducimos en nuestro organismo, y esto puede ser más peligroso de lo que podamos llegar a imaginar.

Por ello hoy queremos hablar de uno de los medicamentos estrella en este sentido, el Espidifen. Este analgésico no suele ser protagonista de muchas explicaciones ni estudios, por lo que es frecuente que no sepamos quién debe tomarlo o si hay que tener algún tipo de cuidado especial con él. Nosotros profundizaremos en ello y os explicaremos porqué esta medicina es una de las  que más deberíamos tener en el botiquín debido a su alta efectividad en lo relacionado con calmar el dolor.

¿Qué es el Espidifen?

Espidifen es un medicamento granulado hecho a base de ibuprofeno que tiene un sabor a mentol y un toque de anís muy peculiar. Para consumirlo hay que diluirlo en agua siguiendo la filosofía de otras muchas medicinas similares. Este medicamento es un gran analgésico, puesto que alivia con rapidez los dolores de cabeza intensos, dolores musculares y también puede ayudar a aliviar un poco las molestias provocadas por la artritis. Aunque hay que tener en cuenta que no se limita solo a calmar esos dolores, dado que este medicamento es el que recetan todos los médicos en caso de necesitar un alivio en los postoperatorios o cuando sufrimos una inflamación pronunciada en una de las extremidades por culpa de una lesión.

Casos especiales en los que está recomendado

El consumo de Espidifen está pensado también de cara a los enfermos que han salido de una cirugía menor, como por ejemplo la extracción de alguna pieza dental. La razón es muy simple, este medicamento a diferencia de otros antiinflamatorios no tiene propiedades anticoagulantes, evitando que se pueda producir una hemorragia en el momento de la operación. De hecho, muchos especialistas recomiendan tomar un sobre de Espidifen antes de otro medicamento si un día antes de someterse a cualquier operación es necesario tomar un medicamento para calmar rápidamente el dolor. Qué decir que para los enfermos de corazón es mejor sustituir las aspirinas por un sobre de esta medicina con sabor a mentol.

Por su parte, las mujeres con periodos muy dolorosos pueden encontrar en el Espidifen la solución a sus males, ya que gracias a este medicamento podrán dejar de sentir esos dolores y calambres tan intensos en el útero y evitar un sangrado más abundante como podría ser si tomaran paracetamol o una aspirina.

Tomar Espidifen en el dentista

¿Cuáles son sus efectos secundarios?

Aunque es un medicamento muy efectivo, hay personas a las que el consumo de Espidifen les provoca efectos secundarios, como dolores estomacales, náuseas o diarreas. Otro daño colateral del consumo de estos sobres mentolados puede ser la retención de líquidos, algo muy poco recomendable para los que padecen enfermedades hepáticas, renales o coronarias. Por eso si tenéis problemas en uno de esos tres órganos vitales del cuerpo, consultad a vuestro médico rápidamente si sentís alguno de estos efectos secundarios, puesto que vuestro cuerpo no tolerará por alguna u otra razón el consumo de Espidifen y lo materializará con las molestias que os hemos comentado.

Contraindicaciones

Este analgésico es el más utilizado, sobre todo cuando hay problemas dentales, pero su consumo está totalmente prohibido para los alérgicos al ibuprofeno. El motivo es que, como es evidente, el Espidifen está hecho a base de este medicamento. Además, como decíamos antes, si sufres problemas hepáticos o insuficiencia renal, se recomienda no consumirlo y si lo hacemos hay que consultar primero al doctor. Este os dará la pauta a seguir para saber si vuestro cuerpo podría tolerar este medicamento mentolado u os dirá si empeoraría vuestra condición física hasta el punto de poner vuestra vida en peligro.

Como es evidente, las embarazadas también tienen que tener un cuidado extremo a la hora de consumir este medicamento y evitarlo todo lo posible. El Espidifen no daña el feto ni es causante de malformaciones, pero siempre que se está en cinta es recomendable minimizar todo lo posible el consumo de medicamentos, ya sean químicos o naturales. En cualquier caso, es obligatorio prescripción médica para evitar posibles daños al feto.

Tampoco hay que olvidarse de los niños, a los que no se les recomienda el consumo, ni de los ancianos. Estos últimos pueden tomar Espidifen para aliviar sus dolores, pero no los 600 g que contiene cada sobre. Los médicos especialistas indicarán cuál es la dosis indicada en cada uno de los casos para no producirse ningún tipo de daño en el sistema hepático.

Compartir en Google Plus

Acerca de Flor Milano

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz