Espalda sana, ideas para conseguirla con el yoga

yoga para la espalda

A todos nos gusta mantenernos sanos y llevar unos hábitos de vida saludables para no sufrir problemas de ningún tipo y, por ejemplo, tener la espalda sana. Adoptar una buena alimentación es fundamental para sentirnos bien con nosotros mismos y además aportar beneficios a nuestro organismo. Pero también es indispensable llevar a cabo ejercicios físicos que nos ayuden a mantenernos fuertes y a tonificar nuestro cuerpo.

Aunque la práctica deportiva es muy recomendable a veces no podemos realizar ciertas actividades porque padecemos alguna lesión o molestias que nos impiden llevar a cabo estas acciones. Una de las zonas más afectadas por los esfuerzos físicos es la espalda. Esta no solo se ve dañada por los deportes que podemos realizar, sino que actividades de la vida diaria también pueden afectar negativamente en ella. Pero estas dolencias puedes combatirlas si realizas ejercicios específicos, Para ello, sin ir más lejos, una de las técnicas más populares que además tiene muy buenos resultados es el yoga.

Espalda sana gracias al yoga

Este método se suele utilizar como técnica de relajación, pero también es muy importante para aumentar la flexibilidad de nuestros músculos y fortalecer la zona de la espalda. Así nuestro cuerpo presentará un aspecto más joven y estaremos mucho más sanos. Normalmente la espalda sufre muy a menudo porque no adoptamos las posturas correctas tanto para hacer deporte como para actuar en nuestra vida cotidiana. Constantemente nuestra espalda se expone a tareas en las que necesitamos mantenernos rectos y una de las más habituales es sentarnos frente a un ordenador. En este caso, una buena colocación de hombros o tener un apoyo adecuado son fundamentales si no queremos sufrir molestias a largo plazo. Por todo ello el yoga se ha convertido en una técnica excelente que mejora las lesiones que podemos llegar a tener en la espalda y en otros casos sirve como método preventivo.

¿Por qué es importante el yoga?

Como venimos diciendo, nuestra espalda sufre de forma constante y seguro que no es la primera vez que has tenido alguna contractura, lesiones en diferentes zonas o incluso en casos más graves hasta hernias discales. Para todas estas molestias el yoga te va a ayudar considerablemente. En el caso de que padezcas una hernia un ejercicio del yoga que es muy beneficioso es llevar la pelvis hacia delante y las piernas hacia atrás. Aquí conseguiremos estirar la zona lumbar, que es una de las partes de la espalda que más sufre y además fortaleceremos los músculos de la zona abdominal.

Por otra parte, las contracturas son también muy habituales y para combatirlas lo primero que tendremos que hacer es relajarnos, realizar menos movimientos bruscos y por supuesto no cargar la espalda con un peso exagerado. Normalmente la zona dorsal es la que suele presentar más contracturas y para ello el yoga ofrece ejercicios específicos donde se trabaja con la respiración. Así se crean espacios que ayudan a acabar con esas lesiones tan molestas.

No cabe duda de que la sociedad tiene que tomar conciencia de lo dañino que puede ser para nuestra espalda realizar ejercicios de forma inadecuada. Hay muchas actividades que sirven para combatir estas dolencias pero se ha demostrado que el yoga es una de las mejores. Gracias a todos los ejercicios que presenta ganaremos flexibilidad y resistencia y además podremos llegar a hacer muchos más movimientos una vez que hayamos corregido las malas posturas.

tener una espalda sana

¿Qué tipo de ejercicios puedo llevar a cabo?

Aunque son muchos los ejercicios que podemos realizar a través del yoga existen algunas más populares que suelen ser habituales en las sesiones que se practican. Aquí destacamos la postura de la cobra. En esta actividad hay que mantener una distancia adecuada entre los hombros y las orejas para evitar el engarrotamiento de los músculos de la parte superior de la espalda. El movimiento es sencillo: tendremos que llevar la pelvis hacia el suelo para trabajar directamente sobre los lumbares.

Por otro lado, también podremos llevar a cabo la postura del arco. En esta ocasión las piernas serán las protagonistas, puesto que tendremos que separarlas manteniendo el ancho de nuestras caderas e intentando sujetar los dos pies a la vez. En el caso de que no puedas llevar a cabo esta acción la alternativa es hacerlo con cada pie por separado. También con el yoga trabajaremos sobre la zona cervical, quizá una de las partes más delicadas. En este sentido tendremos que tener especial cuidado en tirar de nuestro cuello hacia arriba. Es muy común caer en el error de querer levantar el pecho y sin embargo tirar de nuestras cervicales. Por ello es recomendable que siempre que hagas ejercicios con este objetivo te sujetes bien el cuello y elijas un punto de visión para mantener la cabeza recta y no doblarla.

Finalmente, gracias al yoga conseguiremos disminuir la tensión de nuestra espalda. La columna vertebral es el principal pilar de nuestro cuerpo, por ello tenemos que tener mucho cuidado a la hora de hacer todos estos ejercicios. Nunca fuerces, haz lo que te propongas de forma progresiva y no lo hagas con gran intensidad. Primero habrá que acabar con las molestias y dolores y luego ya podrás llevar a cabo todos los ejercicios que quieras para tener una espalda sana.

Compartir en Google Plus

Acerca de Flor Milano

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz