Escote perfecto, consejos de las expertas para que estés espectacular

conseguir un escote perfecto

Cada vez más nos preocupamos por mantenernos en forma, llevar una vida saludable y además lucir ese tipazo que siempre hemos soñado. Normalmente para conseguir nuestro objetivo solemos recurrir a dietas donde se incluyen alimentos sanos, y cómo no también llevamos a cabo una serie de ejercicios para fortalecer la musculatura y perder esos kilos que tanto nos molestan. Las mujeres principalmente nos centramos en trabajar los glúteos, las piernas, los brazos y sobre todo el abdomen. ¿Pero por qué siempre dejamos en un segundo plano el pecho? Seguro que te encanta lucir un escote bonito. A nosotras también, pero para ello hay que trabajar esta zona. Hoy vamos a recomendarte algunos ejercicios que puedes realizar para que tengas un escote perfecto.

Escote perfecto tonificando el pecho

Antes de explicarte en qué consisten las actividades que te hemos preparado para tonificar tu pecho primero queremos aclarar ciertas cuestiones que se han ido asentando en la sociedad y que en realidad son falsas. Hay que mencionar, por ejemplo, que realizar ejercicios para trabajar el pecho no hará que este aumente de talla. Es una idea completamente falsa y un mito a derribar. Si bien es cierto que los pectorales son los músculos que sujetan las glándulas mamarias, simplemente realizan esta función, puesto que son dos partes diferentes de nuestro cuerpo. Por este motivo podremos ejercitar el pecho todo lo que queramos y no aumentaremos de talla por ello.

En este sentido lo que sí hay que tener en cuenta es la cantidad de grasa que tenemos en nuestro organismo. Las glándulas mamarias tienen en su interior una gran cantidad de esta sustancia, por lo que para subir o bajar de talla no tendrá nada que ver la actividad física, pero sí la alimentación. Por ello llevar a cabo una dieta equilibrada será la mejor aliada para mantener un pecho perfecto y por supuesto realizar ejercicio de forma diaria.

Además de la cantidad de grasa que tengamos acumulada en estas glándulas existen otros factores que pueden hacer que nuestro pecho modifique su talla. Nos referimos por ejemplo a los efectos de los cambios hormonales, el paso de los años, una pérdida drástica de peso de forma muy rápida o incluso el haber sido madres. Todas estas situaciones afectan a la elasticidad y al aspecto de nuestro pecho.

Flexiones

En la actualidad existen muchos ejercicios que podemos llevar a cabo para trabajar los músculos pectorales y tener un escotazo. En un primer lugar vamos a hablar de las flexiones. Estas son muy beneficiosas porque vamos a trabajar directamente con el peso de nuestro cuerpo. Por tanto este tipo de ejercicios harán que llevemos a cabo actividades donde imprimamos una fuerza considerable ayudando a tonificar esta zona. Las flexiones suelen ser muy recurridas porque no vamos a necesitar ningún elemento adicional para realizarlas. Nosotras mismas podremos hacerlas tumbándonos boca abajo y apoyando los brazos en el suelo. El movimiento es repetitivo, bajando y subiendo varias veces. En el caso de que no podamos con nuestro propio peso siempre podemos ayudarnos apoyando también las rodillas. De cualquier modo, trabajaremos la zona pectoral y los brazos.

ejercicios para el escote

El uso de las mancuernas

Realizar ejercicios de press con mancuernas es otra buena recomendación Esta actividad no es tan sencilla como la anterior, puesto que requiere de una técnica más especializada al requerir unos pesos adicionales para trabajar la fuerza en la zona. Aquí también nos tumbaremos boca abajo, pero lo haremos sobre un banco y por supuesto tendremos que tener a mano unas mancuernas. El movimiento es sencillo, pero hay que tener cuidado con las posturas corporales, ya que podríamos hacernos daño en la espalda. Tendremos que flexionar y extender los brazos en varias ocasiones y el objetivo será formar un ángulo de 90 grados entre la muñeca y el hombro.

Acabamos con las aperturas

El último ejercicio también es muy técnico, dado que se trata de las aperturas. En esta ocasión nos tumbaremos boca arriba y tendremos que colocar un peso en cada mano. Los movimientos serán más ligeros, flexionando los brazos hasta separarlos del cuerpo. El resultado debe ser adoptar una postura que imite una cruz.

Lo ideal es llevar a cabo todos estos ejercicios alrededor de dos veces por semana para conseguir nuestro objetivo de escote perfecto. Los expertos recomiendan que se haga cada uno de ellos en tres sesiones con quince repeticiones. Además de estas actividades, para lucir un buen escote y trabajar los pectorales es aconsejable practicar otros deportes como la natación o el pilates. Si seguimos una buena estrategia conseguiremos lucir el mejor escotazo y seremos la envidia de nuestras amigas. Como podéis ver, el proceso solo requiere de un poco de esfuerzo y dedicación, dado que tampoco es algo tan complicado como se podría llegar a imaginar. Así que os animamos a todas a que lo probéis y que luego nos contéis vuestras impresiones.

Compartir en Google Plus

Acerca de Flor Milano

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz