Epilepsia: consejos para vivir con ella

Vivir con la epilepsia

La epilepsia es un problema que afecta a miles de personas en todo el mundo. Si la sufres no pienses que estás solo, dado que se trata de todo lo contrario. Lo que sí debes saber es que durante tu vida te has acostumbrado a vivir intranquilo, porque nunca sabes en qué momento puede ocurrir algo que desate un ataque y que pierdas el control. La vida con esta enfermedad es complicada, dado que nunca sabes en qué momento se puede producir un incidente que no hayas sido capaz de prevenir. Y las consecuencias en algunos de los casos pueden ser muy duras, más de lo que cualquier persona no epiléptica puede llegar a imaginar. Por suerte, existen una serie de consejos que se pueden tener en cuenta para que tu gestión de la epilepsia sea un poco más adecuada y que, por ello, tengas más seguridad de que los momentos malos se reducirán de manera importante.

Epilepsia estando preparado

Lo primero que os podemos recomendar es que estéis preparados ante cualquier cosa que pueda ocurrir entre las personas que sufren este problema en las neuronas. Es muy importante que siempre podamos contar con alguien que nos pueda ayudar en estos momentos en los que sufrimos una crisis inevitable. Si estamos en casa lo mejor es que dispongamos de una zona de contención, donde podamos descansar si nos ocurre algo. Esta zona de confort también la podemos tener accesible en otros lugares en los que solamos pasar una buena dosis de tiempo, como el trabajo. De ocurrirnos algo deberíamos dirigirnos a este lugar e instruir a quien esté con nosotros de lo que debería hacer para ayudarnos si ocurriese algo.

Al mismo tiempo es necesario evitar lugares que puedan suponer un riesgo para nuestra seguridad, sobre todo si estamos en solitario. Por ejemplo, no deberíamos irnos a la piscina o la playa solos, puesto que si nos diera un ataque podríamos arriesgarnos a fallecer ahogados. Al mismo tiempo, aunque no se nos va a impedir que hagamos cosas tan básicas como ir en bicicleta, sí es necesario que lo hagamos con un buen equipo de protectores, al menos en la cabeza.

Deberíamos hablarle a nuestro doctor de cualquier actividad alternativa que deseemos practicar, para que nos proporcione consejos que nos permitan hacerlo sin problemas. En realidad no tenéis que ver la vida como algo limitado, solo como un tipo de situación en la que se requiere tener la máxima precaución posible para evitar sustos futuros en momentos imprevistos.

Dieta sana y equilibrada

Esto quizá no te haga mucha gracia, pero es necesario que seamos conscientes de la importancia de tener una buena alimentación a través de una dieta sana y equilibrada. Esta enfermedad neuronal requiere que nuestro organismo se encuentre sano para que no derive en problemas en algunos órganos del cuerpo. Por ello tenemos que mantener una dieta estricta en algunos elementos como pueden ser los carbohidratos. En cualquier caso, habrá que hablar con el médico o el nutricionista para saber exactamente qué comer. Lo mismo decimos de la bebida, puesto que se descarta que esté permitido beber alcohol. No obstante, se recomienda que no abandonemos nuestras costumbres y que no dejemos de salir con amigos por mucho que nosotros tengamos tentación a aislarnos.

Hacer deporte para la epilepsia

Dale a tu vida un poco más de atención

Los expertos recomiendan que nos queramos más, que dispongamos de un mayor nivel de atención por nuestra vida y que tratemos la enfermedad como algo menos grave de lo que es. Es aconsejable que vivamos más y mejor, que emprendamos nuevas aficiones y que nos mantengamos ocupados y entretenidos. La depresión es habitual entre quienes sufren epilepsia, así que hay que luchar contra ello a través de iniciativas que aporten algo diferente a nuestra vida. Por ejemplo, el deporte es muy recomendable, dado que proporciona la oportunidad de liberar hormonas positivas con las que el cuerpo recibe una buena dosis de energía y positivismo.

Otro consejo que tenemos que tener en cuenta es dormir. A veces nos olvidamos de descansar y esto es algo que juega en contra nuestra de forma significativa. Nos puede dar más problemas de los que podamos imaginar y es más necesario que durmamos en comparación a lo que hacen otras personas. Tampoco es algo que nos tenga que deprimir: hablamos de dormir no de hacer algo que resulte incómodo o molesto. ¿Sabéis cuántas personas desearían poder dormir más cuando lo hacen solo durante unas horas al día? En vuestro caso lo que se aconseja es que durmáis una media de unas 9 horas al día. Quizá no sea algo con lo que tengáis problema, porque algunas medicinas para la epilepsia suelen dar sueño. En cualquier caso, ante cualquier tipo de duda siempre os queda la opción de hablar con vuestro médico para que os informe de lo que sería mejor para vosotros.

Compartir en Google Plus

Acerca de Flor Milano

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz